La ahora diputada del Partido Popular, Marimar Blanco, durante una entrevista para ABC en 2013
La ahora diputada del Partido Popular, Marimar Blanco, durante una entrevista para ABC en 2013 - Mikel Ponce

Marimar Blanco: «La relación de Sánchez con Bildu es humillante para los españoles»

La presidenta de Fundación Víctimas del Terrorismo pasó ayer a ser diputada del Congreso después de la renuncia de Daniel Lacalle

SantanderActualizado:

Ayer fue un día feliz por partida doble para la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo. A primera hora se conoció la «excelente» noticia de la detención del terrorista sanguinario Josu Ternera. Y unas horas después se confirmó que será diputada nacional del PP, tras la renuncia de Daniel Lacalle. «No me lo puedo creer, estoy en shock todavía», confesó Marimar Blanco.

¿Cómo ha recibido la noticia de la detención de Ternera?

Es una excelente noticia que esperábamos muchos. Quiero darle la enhorabuena a la Guardia Civil y agradecerle su magnífica labor siempre en la lucha antiterrorista. Privar de libertad a este terrorista es la mayor justicia para las víctimas.

17 años huido de la Justicia española y la detención se produce en plena campaña electoral. ¿Le parece sospechoso?

Sí que es un poco sospechoso. Pero una vez dicho esto, bienvenida sea la noticia. Es un momento de alegría para la inmensa mayoría de españoles y de demócratas en este país.

¿Qué mensaje se envía con esta detención?

El mensaje que hemos reclamado: aunque ETA haya sido derrotada por la firmeza del Estado de Derecho, la Justicia no debía dejar de hacer su papel, porque hay causas pendientes.

¿Sánchez escucha a las víctimas?

En este periodo de tiempo, las víctimas no hemos mantenido una sola reunión con el presidente. Hubo un encuentro, pero no solo con las víctimas, como sí lo tuvo Rajoy. Pedro Sánchez no ha recibido a las víctimas. Escuchar, tampoco nos ha escuchado.

¿Cómo ve la relación de Sánchez con Bildu?

Esa relación ha sido una clara humillación para las víctimas y para la inmensa mayoría de españoles. Ha sido una vergüenza y una humillación la buena relación y sintonía entre Sánchez y Otegui.

La detención de Ternera se produce el mismo día que usted consigue el acta de diputada.

Estoy muy agradecida al PP, y a Daniel Lacalle en mi caso, que es una gran persona y un gran compañero que ha querido renunciar al acta para que yo pueda estar ahí. Estaré a lo que quiera mi partido, con total lealtad, con muchísimo trabajo para sacar este partido adelante y para defender esos principios y valores que siempre han sido nuestros referentes y siempre lo serán.

Usted apoyó a Santamaría en las primarias. ¿Cómo ve al PP de Casado tras el 28-A?

Cuando te enfrentas a unas primarias te tienes que posicionar. Pero siempre dije que ganara quien ganara iba a ser leal. Casado es un gran presidente, lo ha demostrado con creces. España se ha perdido en estas elecciones a un gran presidente. Ahora hay que mirar hacia delante con las pilas renovadas.

¿Qué autocrítica hace de ese resultado?

Cuando sales de un congreso las cosas nunca son fáciles. El voto de centro-derecha estaba ya muy dividido. Vox empujaba fuerte. Y se ha demostrado que cuando divides el voto, tenemos más Sánchez. Ese es el resultado. Ahora solo queda mirar hacia delante, con vistas al presente y al futuro, y con pilas renovadas.

¿Hubo giro a la derecha del PP?

Yo no lo he visto, sinceramente. Yo he hecho mucha campaña en las generales y precampaña y siempre he ido con el mismo discurso que mantenía hace diez años. Mi discurso es siempre es el mismo, el que he defendido de centro-derecha.

¿Dónde está el partido ahora mismo?

El PP está donde ha estado siempre, el cetro-derecha, el lugar que le corresponde. Siempre lo he visto situado en ese lado. Quizás el error ha sido que no hemos sabido transmitir ese mensaje de centro-derecha. Ha estado, está y estará en el lugar que le corresponde.

Con un espacio tan fragmentado en el centro-derecha, ¿por qué está usted en el PP?

Porque me afilié hace muchísimos años. Empecé haciendo campaña con mi hermano en las elecciones de 1995, cuando hacer campaña en el País Vasco en esos años era muy complejo. Yo quise estar en el partido que representaba mis ideales, defendía sin complejos la convivencia democrática y la libertad en una tierra azotada por el terrorismo en aquellos momentos. El Partido Popular, por el que mi hermano dio la vida, es en el que siempre me he sentido muy bien representada. Moriré siendo del PP, lo tengo muy claro, por mis principios, y porque es el partido de mi hermano, y jamás podré darle la espalda.

¿Qué es Vox para usted?

Es un partido de extrema derecha. Es lo que siento. Yo no me siento a gusto con muchas cosas que ellos defienden. Tenemos que hacer política en el presente y pensando en el futuro y no siempre pensando en el pasado. Es un partido que vive de la demagogia como en su día vivía Podemos. Y estos, cuando han gobernando, se ha visto que más allá de la demagogia, no hay nada. Hablar mucho, gestionar muy poco. No saben gestionar, no tienes experiencia.