Margallo viajó en secreto a Mali para hablar de los cooperantes secuestrados

Las autoridades malienses trasladan al ministro de Exteriores que los españoles se encuentran bien

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, realizó este fin de semana un viaje secreto a Mali, para hablar con las autoridades de ese país sobre las gestiones para lograr la puesta en libertad de los dos cooperantes españoles secuestrados en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia), según supo ABC de fuentes solventes.

La visita del ministro coincidió con el anuncio de la liberación de la italiana Rossella Urru, que fue secuestrada junto a los españoles, y que habría quedado libre, precisamente, en Mali. García-Margallo viajó en la tarde del viernes a Bamako, acompañado de una reducidísima delegación, y regresó este a última hora a Madrid. El viaje no fue anunciado por la Oficina de Información Diplomática.

Durante su estancia en Mali, el ministro fue recibido por el presidente, Amadou Toumani Toure, y se entrevistó con su colega de Asuntos Exteriores, Soumeylou Boubeye Maiga. Ambos, según las fuentes consultadas por este periódico, le transmitieron que las informaciones de que dispone el Gobierno maliense indican que los dos españoles se encuentran bien.

El desplazamiento del ministro, que también habló con las autoridades de Mali sobre asuntos de cooperación, se enmarca dentro de las gestiones que el Gobierno español viene realizando con los países del Sahel, para tratar de favorecer la puesta en libertad de Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández del Rincón. Los dos cooperantes españoles fueron secuestrados junto a la cooperante italiana el pasado 23 de octubre, y siempre se ha pensado que podrían estar en manos de algún grupo terrorista relacionado con Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI).

El pasado 15 de febrero, García-Margallo aseguró durante una visita a Argel que el Gobierno tenía «pruebas» de que tanto Gonyalons y Fernández como las cooperantes de Médicos sin Fronteras (MSF) Blanca Thiebaut y de Montserrat Serra, secuestradas en un campo de refugiados próximo a Somalia, se encontraban con vida.

La Jihad en África Occidental

Hace sólo unos días, en Londres, durante una Conferencia internacional sobre Somalia, el ministro declaró que el Gobierno había aprovechado la ocasion para hablar con algunos de sus colegas de la situación de los secuestrados. «El Gobierno —afirmó— está haciendo todo lo posible para conseguir su liberación y parte de la responsabilidad del Gobierno es no decir lo que está haciendo».

El secuestro de Gonyalons, Fernández y Urru había sido reivindicado por un movimiento que se denominaba para la Jihad en África Occidental y desde el 12 de diciembre, cuando un periodista francés informó de que había visto un vídeo con los tres secuestrados rodeados de hombres armados, no se sabía de su paradero.

En las últimas noticias publicadas en los medios de información se afirmaba que los secuestrados podían estar en Mali, en la frontera con Níger.

La preocupación de las autoridades españolas ha crecido por la ofensiva lanzada en las últimas semanas por fuerzas tuareg contra el Ejército de Mali, en un intento de controlar Azawad, un territorio para el que reclaman la independencia y que actualmente se encuentra dividido entre varios países del Sahel, entre ellos Mali.

Debido a esto y a la proliferación de secuestros de extranjeros, el Ministrio español de Asuntos exteriores desaconseja en su página web, el desplazamiento a algunas regiones de Mali y pide que se extremen las precauciones si se acude a Bamako.

La liberación de Rossella Urru fue confirmada por la Policía de Cerdeña, de donde es originaria, y según la cadena panarabe de televisión Al Yazira, habría sido puesta en libertad a cambio de la excarcelación de un miliciano de Al Qaeda en el Magreb Islámico aunque aún no hay confirmación oficial del Gobierno italiano.