Margallo: «La bandera española está ahora mucho más cerca del Peñón de Gibraltar»

Apuesta por «una cosoberanía británico-española durante un tiempo» que debe abocar a su «restitución» a España

El ministro dice que Gibraltar se convertirá en frontera externa y dejaría de tener acceso al mercado interior

MadridActualizado:

«Una bandera de España en el Peñón de Gibraltar está mucho más cerca, pero que nadie piense que celebro esta situación». Así ha reaccionado el ministro de Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, al «sí» de los británicos a abandonar la Unión Europea. El ministro apuesta por «una cosoberanía británico-española» de Gibraltar «durante un tiempo» que debe abocar a su «restitución» a España.

El triunfo del Brexit, ha dicho en Onda Cero, supone «un giro copernicano que abre un nuevo horizonte en Gibraltar», ya que la fórmula de la cosoberanía y la «bandera española está ahora mucho más cerca del Peñón».

La fórmula para España, según ha explicado el ministro en funciones, es la que ya hablaron en su momento José María Aznar y Tony Blair: «Una soberanía británico-española durante un tiempo, que transcurrido ese tiempo aboque a la restitución de Gibraltar a la soberanía española».

En declaraciones a Antena 3, Margallo ha señalado que la aplicación de la fórmula de cosoberanía para Gibraltar con estas condiciones es una opción que cabe ya en la redacción actual de la Constitución española, y ha citado en concreto el artículo 144 que prevé la autonomía para territorios no integrados en la organización provincial.

El Reino Unido saldrá de la Unión Europea al haber conseguido la campaña «Vote Leave» el 52 % de los votos, frente al 48 % de los conseguidos por los partidarios de permanecer en ella.

Frontera externa

A juicio de Margallo, el nuevo gobierno que salga de las urnas el próximo domingo debe pelear para que la cuestión de Gibraltar no «forme parte de la nuevas relaciones» que la UE mantendrá con el Reino Unido.

En el momento en que Reino Unido salga de la UE, Gibraltar se convertirá en frontera externa y dejaría de tener acceso al mercado interior, salvo que aceptasen alguna fórmula de cosoberanía con España en un periodo hasta proceder a la completa integración territorial.

Según Margallo, «habrá que saber qué tipo de relación quiere» Gibraltar, cuyas autoridades «no están poniendo las cosas fáciles», ya que «si queremos saber cuáles son sus aspiraciones hubiera estado bien que hubiesen aceptado un foro cuatripartito», en el que además de España y Reino Unido participaran el Gobierno gibraltareño, la Junta de Andalucía y la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar.

El jefe de la diplomacia ha dicho que la salida de Reino Unido de la UE no tiene por qué afectar «mucho» a los españoles que trabajan en ese país y ha rechazado frontalmente hacer ningún tipo de paralelismo entre el futuro de Escocia -que se plantea volver a celebrar un referéndum de autodeterminación para dejar Reino Unido e integrarse en la UE- y Cataluña.

«Salto adelante en la federalización»

Margallo ha recibido con «bastante preocupación» los resultados del referéndum británico y ha apostado por «más Europa» para que no se interprete como «el principio del fin del proyecto».

«Ahora sí que tenemos que salir con una declaración, un compromiso de dar un salto adelante en la federalización de la unión económica y monetaria y que no se interprete como el principio del fin del proyecto europeo», ha declarado. Margallo aboga por avanzar hacia «los Estados Unidos de Europa».

El jefe de la diplomacia española ha insistido en que «el más Europa es más urgente todavía» si se quiere que el referéndum británico «no se interprete como una marcha atrás definitiva del proceso de integración que comenzó en Roma» o que entre en «una vía de descongelación».

Proceso de salida

El titular de Asuntos Exteriores ha explicado el proceso que ahora debe afrontar el Reino Unido, que debe mandar una carta notificando el resultado del referéndum, pero para lo que no hay plazo, y que abrirá un periodo de dos años «para solemnizar el divorcio», prorrogable sin límite por unanimidad.

Ha señalado que para el Reino Unido «las cosas pintan peor» ya que en cuanto dejen de aplicarse los tratados el país tendrá que renovar todos los acuerdos de asociación que tenía la Unión Europea con países terceros. «En términos económicos va a ser muy malo para el Reino Unido», ha asegurado.

A su juicio, «no se ha calibrado suficientemente la ola de indignación» que provocó la crisis de Lehman Brothers, «similar a la crisis del 29», y tampoco el «grado de desafección», lo que explica las elecciones municipales en Italia, las elecciones en Austria o fenómenos internos de España, como el auge de Unidos Podemos.