Marea humana contra el aborto

GUILLERMO DANIEL OLMO | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un clamor, un clamor contra el aborto y en defensa de la vida. Eso es lo que ha sido la gran manifestación contra la reforma de la Ley del Aborto que ha estremecido este sábado el corazón de Madrid. Según los datos que ha dado la organización, han asisitido dos millones de personas. La Comunidad de Madrid ha rebajado un tanto el dato, pero lo ha dejado en una cifra también impresionante: un millón doscientas mil personas. El 'speaker' del acto ha comunicado satisfecho a la multitud asistente que se trataba de "la manifestación más grande jamás celebrada en España". ¿Se mantendrá el Gobierno en sus trece?".

Lo de hoy ha sido una exhibición de músculo por parte de los colectivos pro vida, una muestra de lo extenso del tejido social que rechaza de plano los planes del Gobierno Zapatero. A la marea humana que ha venido hasta aquí, el aborto no le gusta nada, lo que le gusta es la vida. Y la marcha ha sido eso, una ebullición de vida. Jóvenes, mayores, familias al completo, madrileños y foráneos, han concurrido en la manifestación de este sábado.

Pese a que gran parte de la movilización se ha organizado desde las parroquias y a que ha podido verse a bastantes sacerdotes y religiosas en la marcha, los organizadores, la plataforma Derecho a Vivir, ha querido que esto sea una “protesta de la sociedad civil”.

Ha habido música, globos y testimonios de madres que, a pesar de las adversas condiciones en las que hubieron de afrontar su embarazo decidieron seguir adelante con él. Una joven madre hondureña ha relatado por megafonía, que "un sacerdote me recomendó tener a mi hijo y ahora él, mi hijo, es mi mejor compañía".

La marcha ha tenido un tono festivo a la par que reivindicativo. Una inmensa marea roja ha anegado el centro de Madrid, desde Sol hasta la plaza de la Independencia. Un sol impropio de estas fechas ha acompañado a los manifestantes que han coreado lemas como ¡Aborto no, vida sí!, ¡Zapatero dimisión! o ¡España unida, lucha por la vida!.

Por megafonía, el locutor de radio, Javi Nieves, que ha ejercido de animador del acto, solicitaba a los manifestantes su colaboración económica, algo que podían prestar vía sms. Entre el paisanaje, muchachada, gente mayor, y familias, muchas familias. La mayoría se han dedicado a divertirse. Como las dos monjas que han grabado todo el recorrido en vídeo. Parecían estar pasandóselo bomba.

La marcha ha concluido en la emblemática Puerta de Alcalá, donde el presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, ha lanzado una advertencia al Gobierno: "No pararemos hasta que no haya ningún aborto en España".