Los magistrados del TC acercan posturas y Casas cuenta ahora con seis apoyos

Los magistrados del TC acercan posturas y Casas cuenta ahora con seis apoyos

La presidenta podría llevar a Pleno la quinta ponencia y sacar la sentencia tras las vacaciones de Semana Santa

NIEVES COLLI | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La sentencia del Estatuto catalán podría estar al caer si el acercamiento de posiciones conseguido en el último mes por los magistrados del Tribunal Constitucional se traduce después en un número suficiente de votos. Fuentes jurídicas aseguran que a día de hoy la resolución podría salir adelante por la mínima (6-4), aunque la presidenta, María Emilia Casas, y la ponente, Elisa Pérez Vera, siguen trabajando con empeño en la búsqueda de un séptimo apoyo. Y es que son conscientes de que sólo con seis votos favorables el TC daría una imagen de división muy poco recomendable en un asunto de este calado, sobre todo después de más de tres años de deliberaciones sin resultado alguno.

Si todo sigue como en este momento, el Tribunal estaría en condiciones de celebrar un Pleno, algo que no sucede desde hace meses, y quizás incluso de votar la quinta versión de la ponencia de Pérez Vera, pronunciamiento que reclaman muchos magistrados para no dilatar aún más las cosas.

Prudencia

Los más atrevidos se aventuran a hablar de mediados del mes de abril, poco después de las vacaciones de Semana Santa, como fecha para hacer pública la sentencia y despejar por fin la «x» sobre la constitucionalidad de la norma catalana. Sin embargo, y pese a no ocultar su optimismo, en medios del Tribunal Constitucional prefieren mostrarse muy prudentes, pues son muchos los altibajos vividos y son conscientes de que es muy fácil tener el enésimo tropiezo. Recuerdan, sin ir más lejos, cómo los avances conseguidos a principios de este año hicieron pensar que la sentencia podía salir a finales de enero o, a lo sumo, en febrero. Pero el equilibrio en el Pleno es inestable, y un mes después la situación había vuelto al bloqueo de julio de 2009. Hasta hoy.

Lo cierto es que, ya desde hace tiempo, muchos magistrados vienen reclamando a la presidenta Casas que celebre un Pleno y someta por fin a votación la ponencia. En las últimas semanas, se han plantado. El recurso del Partido Popular contra el Estatuto catalán lleva tres años y medio tramitándose y la situación es insostenible. La presión externa -en especial la que proviene de Cataluña, casi a las puertas de celebrar elecciones a la presidencia de la Generalitat, previstas para otoño- contribuye a que el ambiente sea aún más incómodo para todos y hace más que aconsejable resolver este asunto de una vez por todas.

Mejoras técnicas

La llave de este avance la ha tenido en su mano el magistrado Manuel Aragón. Nombrado a propuesta del Gobierno, se le sitúa en el sector progresista, aunque en numerosas cuestiones su voto ha estado al otro lado, en contra de la ponencia amparada por María Emilia Casas y, por lo tanto, en contra también de dejar pasar como constitucionales aspectos clave del Estatuto.

Según las mismas fuentes, el sexto apoyo -imprescindible para sacar adelante la sentencia, a la vista de que Casas quiere evitar a toda costa hacer uso de su voto de calidad- sería el del vicepresidente del TC, Guillermo Jiménez. El séptimo, que le daría más fuerza al fallo y dejaría en tres el número de votos particulares, podría venir de la mano de Ramón Rodríguez Arribas, el único magistrado del grupo conservador cuyo mandato no expira hasta 2013. En las mismas posiciones contrarias que vienen defendiendo desde el principio se mantienen Javier Delgado, Jorge Rodríguez Zapata y Vicente Conde, que redactarían votos particulares.

Otras fuentes consultadas por ABC aseguran que la versión de la sentencia en la que ahora se trabaja declara inconstitucionales una veintena de artículos, entre los que estarían varios referidos a aspectos nucleares del Estatuto catalán. Otros se habrían resuelto por la vía de la interpretación.

Las fricciones en las deliberaciones y reuniones informales mantenidas en los últimos meses se habrían centrado casi siempre en cuestiones técnicas y otros aspectos relacionados, por ejemplo, con los «símbolos nacionales», vinculados a la declaración que se hace en el preámbulo del Estatuto respecto del carácter de Cataluña como nación.

Renovación del TC

De prosperar este intento de sacar adelante la sentencia, quedaría despejado el camino para la renovación del Tribunal Constitucional, siete de cuyos once magistrados se encuentran en situación de interinidad. A esas siete vacantes hay que sumar una octava, causada por el fallecimiento de Roberto García-Calvo el 18 de mayo de 2008. El mandato de este magistrado vencía el próximo mes de noviembre.

Sin precedentes

Por primera vez en la historia de esta institución, se han acumulado dos renovaciones, que por ley deben producirse por tercios de magistrados y cada tres años. El Senado debió nombrar a los sustitutos de Casas, Jiménez, Conde y Rodríguez Zapata en diciembre de 2007; el Congreso debería hacer lo propio con los sustitutos de Delgado, Pérez Vera, García-Calvo y Eugeni Gay dentro de seis meses.

A la vista de que la hora de la sentencia parece estar próxima, fuentes consultadas por este periódico aseguran que los dos grandes partidos (PSOE y PP) han puesto en marcha la maquinaria con el objetivo de poder cerrar la renovación a finales de este año y acabar de una una vez con la actual situación.