M. I.  Imagen de la operación policial desarrollada ayer en la Costa del Sol
M. I. Imagen de la operación policial desarrollada ayer en la Costa del Sol

Cae en una red mafiosa que traficaba con armas y drogas e invertía en ladrillo

P. D. ALMOGUERA | MÁLAGA
Actualizado:

Una treintena de detenidos es el balance provisional de una importante operación desarrollada de forma conjunta por la Policía Nacional y cuerpos de seguridad ingleses, irlandeses y belgas contra un grupo mafioso británico asentado en la Costa del Sol y dedicado, entre otras actividades delictivas, al tráfico de armas a gran escala, blanqueo de capitales y narcotráfico. El cabecilla de la red era Christopher Kinahan, un súbdito irlandés de 53 años apodado «The Grandfather» -El Padrino»-, que fue detenido junto a dos de sus hijos en el interior de la villa de 5,2 millones de euros que tiene en la provincia malagueña.

Según pudo saber ABC de fuentes cercanas al caso, la operación comenzó a planificarse la semana pasada y a las 2:00 de la madrugada de ayer se inició el operativo, en el que participaron 750 agentes.

Detenciones simultáneas

La intervención se produjo de manera simultánea a las 4:30 en los municipios costasoleños de Fuengirola, Marbella y Estepona, así como en un inmueble de Sevilla y en distintos puntos de Londres (Inglaterra) y Dublín (Irlanda). Las fuentes consultadas la definieron como «una de las mayores operaciones contra el crimen organizado que se ha llevado a cabo en el país y en la Unión Europea (UE)».

El grupo delictivo comandado por Kinahan está vinculado al tráfico de armas a gran escala, el narcotráfico entre el norte de África y el Reino Unido, así como a la trata de blancas y otros delitos.

La Policía Nacional les atribuye un asesinato ocurrido en Estepona en febrero de 2008, así como otras muertes violentas acaecidas en la Costa del Sol, Holanda e Irlanda.

«Son sospechosos de suministrar narcóticos y armas a bandas en ciudades de todo el Reino Unido y Europa», señaló la Agencia contra el Crimen Organizado (SOCA) del Ministerio de Interior Británico.

De estas actividades delictivas se derivaban importantes beneficios que después eran blanqueados en paraísos fiscales. La Soca informaba ayer de que la red estaría «ofreciendo un servicio global de inversiones, inyectando cientos de millones de libras en dinero negro en cuentas bancarias, empresas y propiedades». La Policía precisaba a este respecto que se han investigado más de 200 mercantiles y que el dinero ilícito se invertía en su mayor parte en el sector inmobiliario, tanto en la Costa del Sol como en otros lugares del mundo, como Brasil, donde la red posee seis complejos turísticos. Las autoridades han intervenido 60 propiedades de lujo. No obstante, ante el agotamiento de este sector, estaban abarcando otros mercados como el de las energías renovables o las telecomunicaciones.

Diecisiete de los arrestos -la mayoría de ingleses e irlandeses aunque entre ellos que se encontrarían cuatro abogados españoles- ocurrieron en la provincia de Málaga. Otras 11 detenciones fueron en Reino Unido y tres más en Irlanda. Los agentes realizaron un total de 122 registros de domicilios, locales y despachos profesionales.