Cae en Madrid un estafador que financiaba campos yihadistas

D. M. / P.M.MADRID. La Policía ha detenido en un hotel de Madrid a Brian David Anderson, canadiense de 61 años reclamado por Estados Unidos por su presunta participación en una estafa por importe

Actualizado:

D. M. / P.M.

MADRID. La Policía ha detenido en un hotel de Madrid a Brian David Anderson, canadiense de 61 años reclamado por Estados Unidos por su presunta participación en una estafa por importe superior a los 23 millones de euros, así como por su presunta implicación en la financiación del terrorismo islamista. En concreto, está vinculado con un campo de entrenamiento en Afganistán y entre las personas a las que estafó se encuentran miembros de la familia real de los Emiratos Árabes.

La investigación comenzó a primeros de este mes, cuando la Policía recibió diversas informaciones sobre la estancia de este fugitivo en un lujoso hotel madrileño. Las indagaciones policiales se centraron en varias empresas de electrónica y de proyectos que aportaron datos que relacionaban a Brian David Anderson con Abdul Tawala Ibn Ali Alishtari, alias «Michael Mixon», de 53 años y residente en Nueva York, que fue detenido en la mencionada ciudad estadounidense a mediados del pasado mes de febrero.

Paralelamente se supo que un partido político estadounidense recibió una donación para su campaña electoral entre los años 2002 y 2004 de 17.400 euros procedentes de «Michael Mixon», musulmán del Estado de Nueva York, que está siendo juzgado por un tribunal de Manhattan por financiación terrorista, apoyo material a terroristas y blanqueo de dinero.

Según la acusación, «Michael Mixon» accedió, a cambio de dinero, a transferir más de 174.000 euros desde Estados Unidos a cuentas en Afganistán y Pakistán, con el objetivo de apoyar un campo de entrenamiento de terroristas en territorio afgano.

También se le acusa de transferir más de 29.000 euros a una cuenta en Montreal para apoyo a terroristas. «Michael Mixon» se enfrenta a una sentencia por un máximo de 95 años de prisión.

En la tarde del pasado 6 de marzo, Estados Unidos solicitó un permiso para que se desplazaran a España dos investigadores del FBI con el fin de colaborar y aportar informaciones para proceder a la detención del fugitivo.

Con toda esta información, la Policía detuvo tres días después al canadiense Brian David Anderson que, en el momento del arresto, portaba información de interés para la investigación y se le intervinieron gran cantidad de documentos que le relacionan con las estafas que se le imputan. Todo ello oculto bajo fundaciones aparentemente legales situadas muchas de ellas en paraísos fiscales como Panamá, Islas Caimán y República de Zaire. Entre los estafados se encuentran muchos miembros de la familia real de los Emiratos Árabes.

El detenido, que será puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, llevaba en el momento de la detención más de 3.600 euros y 1.500 dólares americanos.

En su localización y detención han participado investigadores del Grupo de Localización de Fugitivos de la Comisaría General de Policía Judicial en estrecha colaboración con la Comisaría General de Información, el Oficial de Enlace de Estados Unidos y de personal del FBI desplazado a España.