La madre de la víctima de Huelva: «Fue obligada, amenazada y arrastrada hacia la playa»

EP | ISLA CRISTINA
Actualizado:

La madre de la menor de 13 años, con una deficiencia psíquica, que fue víctima de una agresión sexual, realizada el pasado sábado presuntamente por parte de siete menores en una playa de la localidad de Isla Cristina (Huelva), apuntó hoy que su hija "fue obligada, amenazada y arrastrada hacia la playa".

En declaraciones a los periodistas, la madre de la pequeña, Jermana Artiel, ha señalado este lunes que a la niña, que se encuentra en casa, "le han destrozado la vida", a lo que ha añadido que los hechos "estaban pensados, ya que dos de ellos permanecieron escondidos", al tiempo que dejó claro que "todos son cómplices por lo que todos deberían ser juzgados".

En este sentido, Artiel ha apuntado que a la menor "le costó mucho trabajo" confesar los hechos ya que ésta "estaba amenazada" por los presuntos culpables de la agresión. Del mismo modo, ha afirmado que su hija en la actualidad "se encuentra como ida, en otro mundo, no duerme y es un zombi".

La madre de la niña ha indicado que ésta estuvo con su hermana en la feria de la localidad y con cuatro amigas más, y que al volver del recinto ferial la pequeña "se encontró con dos conocidos" -dos de los presuntos culpables-, así como que "los demás estaban escondidos".

Jermana Artiel ha pedido a las madres de los supuestos agresores que "se pongan" en su lugar porque, según ha explicado, a su hija «le han destrozado la vida y esto no se le hace a nadie", a lo que ha añadido que "psicológicamente la han dejado fatal".

Se lo confesó a una amiga

Según ha relatado el padrastro de la menor y compañero sentimental de la víctima, la menor salió sobre las 00, 45 horas "a dar una vuelta un ratito con su hermana de 20 años", a pesar de que a él y a la madre no les parecía buena idea. Cuando dieron las 5.00 horas y la adolescente no había vuelto, preocupado, salió a buscarla. Por fin, la encontró sola en una avenida y al preguntarle por su tardanza, su hija le aseguró que ya iba camino de casa, sin comentarle nada más. Cuando llegaron a su hija, se acostó y tanto la madre como él se fueron a trabajar. No fue hasta que volvieron de su jornada laboral cuando se enteraron de que pasaba algo extraño, porque la hermana mayor les alertó de que había "mucha arena en la cama".

No obstante, ha indicado que la menor negó que "le hubieran hecho algo". El terrible suceso sólo salió a la luz cuando la adolescente le contó a una amiga que "la habían violado". Esta joven puso en conocimiento de la hermana mayor de la menor lo que le había relatado y así llegó la noticia a la familia.

En ese momento, Fidel salió a la búsqueda de los presuntos violadores y pidió a los padres de los implicados que se pusieran "la mano en el pecho y pensaran" lo que han hecho sus hijos con la menor. En este sentido, relató que "sólo una de las madres" le dijo que si su hijo "había cometido ese delito", lo tenían que "meter en la cárcel por sinvergÜenza y por golfo".