Llegada de Francisco Cruz, hermano de Ángel, para declarar como testigo - EP

«Me llamó la atención que la pala y el hacha estaban ordenadas como para un examen»

Francisco Cruz, el tío de Gabriel, cree que Ana Julia sabía con certeza que el día del crimen nadie iría a la finca

Juicio a Ana Julia Quezada en directo

Ana Julia Quezada culpable de asesinato con alevosía según el jurado popular

AlmeríaActualizado:

Francisco Cruz, hermano de Ángel y tío del pequeño Gabriel, se ha sentado esta mañana a poco más de un metro de Ana Julia Quezada, la que fue su cuñada durante unos meses y la causante de que la familia saltara por los aires al perder al niño. Uno de negro y otra casi de blanco estaban en dos planetas diferentes. Cruz ha tenido que ver la pala y el hacha que fueron utilizados en el crimen de Gabriel. «Me llamó la atención que la pala, el hacha y un rastrillo estaban ordenados como para un examen», ha explicado el testigo.

Según él esa pala podía estar allí de otro cortijo que tenía la familia a un kilómetro o bien podía ser de los inquilinos que habían vivido en Rodalquilar hasta febrero que tenían caballos para hacer rutas por la zona. Del rastrillo y el hacha, con la que Ana Julia cortó la muñeca del niño, no sabía nada.

El tío de Gabriel detalló que al día siguiente del crimen, cuando estaban en plena búsqueda de su sobrino, Ana Julia parecía muy nerviosa hasta el punto de que le dijo que no era capaz de conducir hasta Las Hortichuelas. Y aportó otro detalle significativo: la acusada sabía que el día de los hechos, 27 de febrero, nadie iba a ir a esa finca rural en la que hay dos apartamentos, uno suyo y otro de su hermano. Su mujer y él estaban trabajando fuera y su hija mayor se quedó en su casa de Campohermoso con la pequeña porque ésta tenía fiebre.

El testigo no reparó en los siguientes días en que las maderas con las que Ana Julia tapó la tumba de Gabriel no estaban en su sitio. «Ella decía: hoy vamos a tener suerte y el niño va a aparecer».