Lina Morgan. ABC

Lina Morgan: «Este personaje, el mismo de siempre, me da la vida»

Con un curriculum en el que ha sacado la sonrisa a varias generaciones, Lina Morgan es el incombustible mito de la comedia simpática, amable y cotidiana. El éxito de su última serie y la respuesta de un público fiel como pocos coloca a esta mujer en la cómoda franja de los cuatro millones de espectadores con uno de los talantes más agradecidos de la pequeña pantalla.

MADRID. Sara Campelo
Actualizado:

Superada la prueba de fuego de todo estreno, Lina Morgan saborea el éxito agradecida a un público que cae rendido, cada jueves, a las gracias del personaje de una ex vedette venida a menos.

-«Academia de baile Gloria» se ha consolidado y soporta los vaivenes de la audiencia.

-Es cierto, pero del éxito de audiencia no te puedes fiar, es una lotería. Después de tantos años, no puedo estar pendiente y calibrar mi trabajo por esos datos. Mi única recompensa es que trabajo en algo que me gusta, que lo hago con cariño y que le pongo toda la ilusión del mundo. Respecto a guerras de «share», no tengo ganas de luchar.

-¿Como encaja que, a pesar de una trayectoria como la suya, el éxito o fracaso dependa de una cifra?

-No entiendo que no se valore más el trabajo realizado. A mí, nadie me ha regalado nada nunca y he demostrado que en ganas de trabajar no me gana nadie, pero parece que nadie le da importancia a esto o al logro de poseer un teatro propio, fruto del esfuerzo de una actriz.

-¿Le parece cruel el mundo de la televisión?

-Un poco sí, pero es un medio que me gusta mucho.

-¿Es esa una de las razones por las que ha vuelto a la pantalla?

-He regresado por mi público. Diariamente recibía muchas cartas pidiéndome que volviese y por ellos estoy aquí. El teatro no tiene la misma difusión y hay mucha gente que no puede asistir.

-Usted es titular de la emisión televisiva récord, «Vaya par de gemelas».

-Efectivamente, con más de veinte millones de espectadores, su estreno en televisión de 1984 logró un récord total y absoluto en audiencias. Pero, lamentablemente, estos logros se olvidan enseguida.

DE VERDAD

-¿Duelen las críticas?

-Bastante. No pretendo gustar a todo el mundo, pero sé que tengo un público al que hago reír y que merece un respeto. Dicen que siempre hago lo mismo, pero si intento hacer cosas distintas, argumentan que no es lo mío.

-En efecto, el personaje de Gloria tiene mucho de la Reme de «Hostal».

-Siempre es el mismo personaje, que yo he creado y que me da la vida. Soy prisionera de un papel que yo misma he fabricado y que ha ido madurando, aunque conserva su ingenuidad. Es un personaje de verdad, que realmente ha nacido solo.

-¿Qué aliciente tiene para usted grabar con público en directo?

-Es como un teatro de bolsillo. A pesar de que la grabación es más difícil y me pongo más nerviosa, ver la cara de la gente es muy satisfactorio. Ellos me dan la pauta y son mi mejor director.