El exembajador de España en Venezuela Raúl Morodo llega a la Audiencia Nacional
El exembajador de España en Venezuela Raúl Morodo llega a la Audiencia Nacional - EFE

Libertad sin fianza para los detenidos por la trama Morodo

El juez Pedraz les prohíbe salir del país y les impone comparecencias

MadridActualizado:

Los cuatro detenidos en la causa contra el exembajador español en Venezuela Raúl Morodo por blanquear en España fondos relacionados con las arcas de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) han quedado en libertad tras declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

El magistrado impuso a Alejo Morodo, hijo del político, y a los otros tres arrestados este lunes medidas cautelares: prohibición de salir del país y comparecencias semanales en el caso de los hombres y cada quince días en el de las dos mujeres. Sin embargo, no acordó que prestaran ninguna fianza.

Raúl Morodo (que no había sido detenido en atención a su edad), nombrado embajador de España en Venezuela durante la primera etapa como presidente de José Luis Rodríguez Zapatero fue el primero en pasar por el Juzgado. Tras comparecer ante Pedraz, salió de la Audiencia Nacional pasadas las diez y media de la mañana.

Entre los detenidos que han quedado en libertad se encuentran el hijo del exembajador, Alejo Morodo, el afamado escultor y orfebre venezolano Carlos Prada; la esposa de este y otra mujer. El exembajador y el resto de personas que conforman la trama habrían recibido alrededor de 14 millones de euros de la estatal Petróleos de Venezuela.

Brazo ejecutor

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) de la Policía y la Fiscalía Anticorrupción sostienen que la persona que conseguía esos fondos era Raúl Morodo, quien habría aprovechado su relación con miembros del régimen venezolano. El hijo de este, Alejo Morodo, a través de su bufete de abogados (Aequitas Abogados y Consultores Asociados. S. L.), era la persona encargada de las operaciones de blanqueo por las que están siendo investigados.

El lunes se produjo la detención de los cuatro acusados y los registros, llevados a cabo por los agentes de la UDEF de la Comisaría General de la Policía Judicial en el bufete del hijo del exdiplomático y los domicilios del resto de investigados. En dos de las viviendas inspeccionadas se hallaron alrededor de 60.000 euros en metálico, una cantidad que no llama la atención teniendo en cuenta el volumen de dinero manejado en presuntas operaciones de blanqueo. El destino final de los alrededor de 14 millonesque la trama habría recibido del expolio de PDVSA no ha trascendido aún. Sin embargo, todo apunta a que parte de esos fondos volverían ya «lavados» a los responsables de vaciar las arcas de la estatal venezolana.

La investigación de la UDEF y Anticorrupción también ha destapado inversiones inmobiliarias millonarias realizadas por la trama. Todo apunta a que dichas inversiones fueron llevadas a cabo directamente por Alejo y sus colaboradores.

Sintonía

El periodo como embajador de España en Venezuela sirvió a Morodo para trabar unas excelentes relaciones con Hugo Chávez, razón por la cual la oposición ya le señaló en 2006. El hijo del diplomático, Alejo, tuvo la oprtunidad de conocer y entablar contactos con Rafael Ramírez, entonces ministro del Poder Popular del Petróleo y Minería y presidente de Pedróleos de Venezuela S.A. (PDVSA). De esta manera, Alejo Morodo firmó contratos por alrededor de cuatro millones de euros con la estatal venezolana una vez que su padre dejó de ser embajador. Y lo hizo a través de dos empresas, una domiciliada en Madrid y otra en Panamá.

El primer contrato consultado por ABC, cuyo monto total ascendía a 805.250 euros, se firmó en Caracas el 19 de agosto de 2010 entre PSVSA y Furnival Barrister Corp., la sociedad panameña que controlaba Alejo Morodo. Sin embargo, el contrato más lucrativo lo suscribieron en Caracas el 21 de agosto el hijo del exembajador, en nombre de Aequitas Abogados y Consultores Asociados SL. y Juan Carlos Márquez, representante de la estatal venezolana. El importe total era de 1.584.000 euros.

Además, el balance de cuentas de Aequitas Abogados y Consultores Asociados presentado en el Registro Mercantil de Madrid refleja que el despacho carecía de empleados. Los investigadores ponen en duda la veracidad de los trabajos, ya que declarando cero euros en «gastos de personal» es muy difícil justificar miles de horas de trabajo.

La suma de los cuatro contratos consultados por ABC asciende a 3.443.010 euros y solo sería una parte mínima de la cantidad que la familia Morodo habría obtenido ilícitamente de PDVSA, cuya saqueo por parte de algunos de sus dirigentes también se investiga en Portugal, Andorra y Estados Unidos.

Los cuatro han quedado en libertad bajo medidas cautelares de comparecencia ante el juzgado y prohibición de salir de España. La Fiscalía Anticorrupción cuantifica en 4,5 millones de euros el dinero cobrado de la petrolera por Raúl Morodo de forma irregular.

Raúl Morodo, nombrado embajador de España en Venezuela tras las primeras elecciones que ganó José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido el primero en declarar y ha quedado en libertad. El político, principal imputado en el caso, no fue arrestado debido a su avanzada edad y por ello el juez ha decidido citarle hoy para que declarase el mismo día que los detenidos.

Entre los detenidos que han quedado libres está Alejo Morodo, hijo del exembajador. Raúl Morodo trabó unas extraordinarias relaciones con Hugo Chávez que se tradujeron en negocios muy lucrativos para su familia. Ello condujo este lunes al registro por parte de la UNEF del despacho de Morodo y a la detención de su hijo, Alejo Morodo, y otras tres personas entre las que se encuentran dos mujeres.

La operación, impulsada por la Fiscalía Anticorrupción y el Crimen Organizado, y dirigida por el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, investiga si a través del bufete del exembajador se lavaron importantes cantidades de dinero procedentes de las arcas de la petrolera estatal venezolana.