Andrea Levy junto con el candidato popular a la alcaldía madrileña, José Luis Martínez Almeida
Andrea Levy junto con el candidato popular a la alcaldía madrileña, José Luis Martínez Almeida - Ignacio Gil

Levy y Lacalle renuncian a sus actas a diez días del 26-M

Casado quería que la vicesecretaria se volcara en las elecciones en Madrid

Actualizado:

Pablo Casado afronta el paso del ecuador de la campaña electoral con la máxima cautela, después del descalabro del 28 de abril, pero con la sensación de que la remontada está en marcha y en las elecciones del 26 de mayo habrá una recuperación de votos y de poder territorial, gracias a los pactos en el centro-derecha. Uno de los grandes objetivos del PP es recuperar el Ayuntamiento de Madrid. Según fuentes del PP, sus encuestas internas reflejan que puede estar a punto de lograrlo. Y justo ayer Andrea Levy, número seis del PP por Madrid al Congreso y número dos del candidato municipal en la capital, José Luis Martínez Almeida, renunció a su acta de diputada para «volcarse» en las elecciones municipales, como quería Casado. Para el líder del PP, Madrid es la batalla principal el 26-M, la que puede afianzar su liderazgo, y quiere que se pongan los máximos esfuerzos en conseguirlo.

En una situación como la actual, en la dirección nacional tampoco ven apropiado que una misma persona tenga dos puestos. Levy, vicesecretaria responsable de los estudios y programas en el partido, sería diputada nacional y concejal. Por eso fuentes del PP creen que lo oportuno es elegir una opción. Casado tenía claro que lo mejor era que se dedicara a la batalla de Madrid.

La renuncia de Levy supuso que corriera la lista del PP y entrara en el Congreso el número ocho, José Ignacio Echániz, que se había quedado fuera en las elecciones al conseguir los populares solo siete diputados en esa circunscripción. Minutos después, se hizo pública otra renuncia al acta de diputado, la del número cuatro por Madrid, Daniel Lacalle. Esta vez la beneficiada fue la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Marimar Blanco, que será así diputada en el Parlamento nacional.

Las dos renuncias estuvieron sincronizadas para que Blanco se convirtiera en diputada nacional, justo en un día histórico para las víctimas del terrorismo por la detención del sanguinario Josu Ternera. Fuentes del PP reconocieron que la decisión de Lacalle estaba hablada de antemano, pero se precipitó para que la hermana de Miguel Ángel Blanco entrara en el Congreso justo en un día como ayer.

«Muy cerca»

Fuentes del PP aseguran que sus encuestas internas reflejan que están «muy cerca» de conseguir una mayoría de centro-derecha en Madrid, y querían a Levy al cien por cien en la campaña para dar un empujón a Almeida. «Madrid es mi prioridad y por eso quiero comunicaros que he decidido no coger mi acta como diputada en el Congreso para volcarme en la candidatura al Ayuntamiento con José Luis Martínez Almeida», explicó en Facebook. Levy agradeció su confianza a Casado: «Estoy convencida de que es el más capacitado para liderar la más constructiva y útil oposición al Gobierno de Sánchez».

De forma paralela, el independiente Daniel Lacalle también tenía hablado con Casado que dejaría su acta de diputado para facilitar la entrada en el Congreso de una persona del partido, Marimar Blanco. La decisión estaba confirmada después de la derrota del PPen las urnas el pasado 28 de abril.

Lacalle mantendrá su vinculación al Partido Popular y al proyecto de Pablo Casado. Así, formará parte del Comité Ejecutivo Nacional del PP, y seguirá siendo el «gurú» económico en Génova. Será, además, responsable de economía en la Fundación Concordia y Libertad, que preside Adolfo Suárez Illana.

«Considero que personas del calibre de Marimar Blanco deben tener un escaño. Mi compromiso sigue intacto, así como mis responsabilidades en el área económica. Creo que la mejor manera de servir al proyecto del PP y su labor en el Congreso es ceder mi acta y seguir trabajando y aportando en el área económica», escribió Lacalle en las redes sociales.

En un día de movimientos y gestos dentro del PP hubo otra sorpresa más: la reaparición de María San Gil, que acompañó a Pablo Casado y José Luis Martínez Almeida para expresarles su apoyo. San Gil ya se dejó ver en la campaña de las primarias del PP para apoyar a Casado, y este aseguró que la expresidenta del PP vasco sería lo que quisiera y cuando quisiera dentro de su proyecto.