Lérida estrena el túnel de Viella con dos años de retraso y sin cobertura para móvil

ABCLÉRIDA. El nuevo túnel de Viella se abrió ayer al tráfico a las 16.26, cuando lo cruzó un Mini Cooper rojo por la boca sur, minutos antes de que lo hicieran por la boca norte el síndico del Valle

Actualizado:

ABC

LÉRIDA. El nuevo túnel de Viella se abrió ayer al tráfico a las 16.26, cuando lo cruzó un Mini Cooper rojo por la boca sur, minutos antes de que lo hicieran por la boca norte el síndico del Valle de Arán, Francesc Boya (UA-PSC), y el alcalde de Viella, José Calbetó (PP), que entraron poco antes de las cinco de la tarde con un Volkswagen Passat, el coche oficial del Consejo General, informa Ep.

Boya calificó de «día histórico» la apertura del nuevo túnel, que entró en funcionamiento sin cobertura telefónica, aunque Calbetó aseguró que este servicio estará operativo «en unos días».

El síndico de Aran explicó que en abril ya estará acabada la adaptación del viejo túnel para la circulación de mercancías peligrosas, y agregó que ahora «llega el momento de la mejora de la carretera N-230 desde la boca norte hasta Viella y la vía segregada», la variante que evitará el paso de un gran número de turismos por los pueblos del valle.

«Fatal»

Todos los miembros del Consejo General, salvo CDC, estuvieron en la boca norte del túnel poco antes de la apertura al tráfico. A Calbetó le pareció «fatal» que no hubiera acto protocolario, lo que desde su punto de vista demuestra que «las cosas no se han llevado bien». Además, dijo que durante las obras de ejecución se ha sentido «ignorado» por la Generalitat, el Estado y el Consejo de Arán. Según Calbetó, todas estas administraciones «han ignorado al Ayuntamiento en una infraestructura que, si afecta a alguien especialmente, es a nosotros».

El alcalde de Viella, que pertenece al PP y gobierna junto a CiU, ha exigido a las administraciones «más atención» durante la ejecución de las obras de mejora de los siete kilómetros de carretera que conectan la boca norte del túnel con el centro urbano.

La apertura estaba prevista a las 16 horas, pero la llegada a última hora de una ambulancia al túnel viejo retrasó casi media hora la apertura de la nueva infraestructura.

El túnel, de 5.230 metros de longitud y obra del Ministerio de Fomento, tiene tres carriles -dos en sentido Viella-Lérida y otro en sentido Lérida-Viella-tal y como había reclamado la sociedad civil ilerdense.

Las obras han supuesto también la reordenación de los accesos, con la ejecución de las nuevas entradas al túnel y su conexión con el actual y la construcción de edificios de ventilación en ambas bocas, así como del edificio de explotación y mantenimiento, situado a unos 500 metros de la boca norte.

Poco antes de que los técnicos de Fomento pusieran en servicio el nuevo túnel, el delegado de la Generalitat en el Alto Pirineo y Arán, Víctor Orrit (PSC), aseguró que esta infraestructura supone para él una «total satisfacción por ser muy reclamada por el territorio que se pone en funcionamiento, con todas las garantías de seguridad para los usuarios».

Calbetó insistió en que, pese a no participar el Ministerio de Fomento durante la inauguración, su presencia, junto con la del síndico del Valle de Arán, «ya supone un acto institucional».

Por su parte, el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, dijo que el túnel se abrió al tráfico sin inauguración oficial porque sería «incompatible» con los momentos tan tristes que vive España tras el atentado de ETA del sábado pasado.

Tras las reunión del Centro de Coordinación de Operaciones Ferroviarias, Morlán explicó que una celebración de estas características sería «incompatible» con unos momentos tan tristes como los que vive España, y que con esta decisión se pretendió ser «respetuoso» con la manifestación de ayer tarde en Madrid contra el terrorismo.

Por esta razón, según Morlán, no se ha hizo una inauguración oficial del túnel de Viella, pero dijo que podrá ser utilizado para el puente de la Constitución por muchas personas que van a esquiar.

Mientras, el presidente de la Cámara de Comercio de Lérida, Joan Simó, consideró «un feo» por parte del Ministerio de Fomento hacia Cataluña la puesta en servicio del túnel sin un acto inaugural. «El Ministerio debe estar muy enfadado con Cataluña porque se hacen manifestaciones de protesta por la falta de inversión».

Asimismo, consideró que la apertura, es «muy beneficiosa» para las empresas de Lérida, porque es la única salida hacia Francia en cien kilómetros de Pirineos en una zona por la que pasan, al margen de los turismos, unos 400 camiones diarios.

Para el presidente de la Cámara, la apertura del túnel significa que la unión del territorio ha tenido efecto; una unión que «es necesaria para exigir al Ministerio la autovía Lérida-Francia por el valle.

La Federación de Hostelería de Lérida pidió al Ministerio de Fomento que el nuevo túnel sea «un acicate» para mejorar su carretera, la N-230.