Efectivos de La Legión esperan a ser transportados por un helicóptero Chinook en el ejercicio "Quick Lion 18
Efectivos de La Legión esperan a ser transportados por un helicóptero Chinook en el ejercicio "Quick Lion 18 - ET

La Legión, al frente de la respuesta militar rápida de la UE en el primer semestre de 2019

La X Bandera «Millán Astray», encargada de desplegar en una crisis si se requiere

MadridActualizado:

España volverá a liderar la reacción militar rápida de la UE ante cualquier crisis durante el primer semestre de 2019. En esta ocasión será La Legión, con su X Bandera «Millán Astray» del Tercio «Alejandro Farnesio» 4º (base en Ronda), la unidad responsable de desplegar.

Se trata de una de las operaciones fuera de territorio nacional que aprobará el Gobierno para el próximo año y que se activaría en caso de que la UE lo requiera. «Una muestra más del compromiso español con la defensa europea», según explican a ABC fuentes militares.

Hoy, la ministra de Defensa, Margarita Robles, asistirá a la certificación de este batallón europeo de respuesta rápida («Battle Group Package», en el argot comunitario) en el ejercicio «Quick Lion 18», que se desarrolla desde el pasado día 19 y hasta el 30 en el Centro de Adiestramiento de San Gregorio (Zaragoza).

El objetivo es impulsar la capacidad de respuesta militar netamente europea, al margen de la OTAN, ante crisis estipuladas en el Artículo 43 del Tratado de la UE: misiones de desarme, humanitarias y de rescate, prevención de conflictos y de mantenimiento de la paz, o misiones en las que intervengan fuerzas de combate para la gestión de crisis serían algunas de las posibles intervenciones militares.

«Todas estas misiones p odrán contribuir a la lucha contra el terrorismo, entre otras cosas mediante el apoyo prestado a terceros países para combatirlo en su territorio», se estipula además en el texto comunitario.

El batallón de respuesta de la X Bandera «Millán Astray» de La Legión incluiría además de compañías de infantería unidades de apoyo al combate (artillería y zapadores) y apoyo logístico (transporte, combustibles, suministros, etc.).

En caso de ser activada, esta fuerza militar tendría apoyos de otras unidades como las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet), de la cual dependen helicópteros de transporte como los Chinook, los NH-90 Caimán o los Cougar necesarios para adentrarse en un escenario de crisis en apenas horas.

El Cuartel General de la Fuerza desde el cual se monitorizaría la operación militar se situaría en la División «Castillejos», con base en Madrid, y con el general Fernando García González-Valerio al frente. Se trata de un general experto en operaciones en el exterior con participación en Afganistán (mandó como coronel parte del repliegue de Qala i Nao), Kosovo o Bosnia y Herzegovina.

En un nivel superior, a nivel estratégico, el Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad de Bétera (Valencia) tendría otro papel preasignado, pudiendo desplegar desde territorio francés, en el cuartel de Mont Valérien (Suresnes).

Además de las unidades españolas citadas, la fuerza militar de choque de la UE dispondría también de efectivos de otros tres países: Italia, Francia y Portugal. En total, unos 2.500 militares.

Esta fuerza de reacción rápida europea es una de las unidades militares que los 27 países miembros (a partir del 29 de marzo tras el Brexit) quieren potenciar para fomentar la defensa europea común y la acción exterior comunitaria. En el segundo semestre de 2017 España también tuvo al cargo esta fuerza que históricamente nunca ha sido utilizada por falta de voluntad política.

Actualmente, España participa en seis operaciones militares bajo bandera de la UE con 938 efectivos, según los últimos datos facilitados por el Estado Mayor de la Defensa: Operación Atalanta en aguas del Índico (362), Malí (292), operación Sophia en el Mediterráneo (258), Somalia (15) y República Centroafricana (8) y Bosnia y Herzegovina (3).