Lugar donde apareció el cuerpo de la joven Laura Luelmo - Alberto Diaz | Vídeo: Detenido Bernardo Montoya, principal sospechoso del crimen (ATLAS)

Laura murió entre 48 y 72 horas después de su desaparición de un fuerte golpe en la frente

Los investigadores tratan de determinar si la joven estuvo retenida o quedó malherida por el golpe

Bernardo Montoya, detenido por el asesinato de Laura Luelmo, confiesa el crimen

MadridActualizado:

Laura Luelmo, la profesora zamorana, murió entre 48 y 72 horas después de su desaparición, es decir, entre el viernes pasado y el sábado, según han determinado los resultados preliminares de la autopsia. La causa de la muerte fue un fuerte golpe en la frente, según fuentes de la investigación aunque el cuerpo presentaba numerosas heridas pero no se descarta que pudieran ser porque el autor arrastrara el cuerpo.

Laura desapareció el pasado miércoles. A las cuatro de la tarde habló con su novio por teléfono y ya nadie más la volvió a ver. Según ha trascendido, salió a caminar tal vez por las inmediaciones de El Campillo (Huelva), de ahí que vistiera pantalones vaqueros y no ropa deportiva como se había dicho. Su teléfono posicionó por última vez antes de las nueve de la noche a ocho kilómetros de ese lugar.

La Guardia Civil trata de determinar ahora si el autor del crimen mantuvo retenida a Laura o bien la dejó malherida por el fuerte golpe en la cabeza tras capturarla. El sospechoso detenido Bernardo Montoya sigue en dependencias del Instituto Armado donde se está a la espera de si decide declarar. En el asesinato que cometió en 1995 (seis puñaladas en el cuello a una anciana de Cortegana) alegó que la Guardia Civil le hizo tocar la ventana por la que entró en la casa de la anciana para que dejara sus huellas.