Reunión de la portavoz socialista, Adriana Lastra, con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián - JAIME GARCÍA / Vídeo: Atlas

ERC, más cerca de la abstención que del «no» a Sánchez

Rufián califica como «positiva» la primera reunión con Lastra aunque no fija aún el sentido del voto. JxCat no investirá a Sánchez si no levanta la suspensión de los diputados presos, pero está dispuesto a negociar acuerdos durante la legislatura

MadridActualizado:

La ecuación que puede volver a convertir a Pedro Sánchez en presidente del Gobierno empieza a resolverse y pasa por incluir a ERC en la «x» pendiente de despejar. El portavoz republicano en el Congreso, Gabriel Rufián, se ha reunido este jueves con la portavoz socialista, Adriana Lastra, y al término de la cita ha demostrado estar en el camino hacia la abstención. Esta palabra no ha salido de su boca, pero no ha fijado el sentido del voto de su formación y el eje de su discurso ha sido la búsqueda de entendimiento con los socialistas.

«La gente está harta y quiere diálogo y entendimiento. Decir que votemos otra vez me parece un error», ha señalado, antes de asegurar que «venimos aquí a hacer política» y reivindicar a ERC «como un grupo crucial para la gobernabilidad del país».

Una y otra vez, Rufián ha destacado lo «positivo» de su encuentro con Lastra y la predisposición tanto de ésta a dialogar con los republicanos como a la inversa. «Hemos ido con el mejor ánimo y me alegra encontrarme y hablar con el PSOE de Lastra y con el de Borrell, Lambán o García Page», ha señalado.

El portavoz catalán también ha considerado que «lo de hoy es un primer paso para seguir dialogando» y ha reiterado que su grupo no tiene «la intención de bloquear absolutamente nada, sino defender los derechos civiles, sociales y nacionales de Cataluña».

Incluso, ha apuntado a una colaboración con el PSOE más allá de la investidura, mencionando cuestiones como la reforma laboral, la reducción del gasto militar o la reapertura de comisiones de investigación. «Nos van a encontrar», ha señalado en referencia a estos temas.

No es un cheque en blanco

No obstante, el político republicano ha dejado claro que el «no bloqueo» no significa conceder un cheque en blanco a Sánchez sino que ERC tiene condiciones que espera ver cumplidas. No ha querido detallarlas - «las sogas al cuello son negativas», ha justificado-, pero sí ha trazado unas pinceladas.

Por un lado, ha reclamado «diálogo, diálogo y diálogo» que ha concretado en la constitución de una mesa de negociación en la que participen todas las sensibilidades políticas presentes en Cataluña. Por otro, ha exigido al PSOE valentía para hacer frente «a las derechas» y no levantarse a la primera manifestación.

Rufián ha insistido en rechazar la posibilidad de una nueva convocatoria de elecciones, que ha considerado «irresponsable» en interpelación directa a Podemos, a cuyo líder, Pablo Iglesias, ha lanzado un severo ataque. «Vengo de la admiración a los inicios de Podemos pero les he conocido y creo que tienen que hacer una reflexión interna: los resultados no dan tanto para pedir ministerios como para pedir explicaciones», ha atizado.

Rufián ha aprovechado la rueda de prensa para presentar a ERC como partido interlocutor entre el pueblo catalán y Madrid recordando que es la fuerza que ganó las últimas elecciones generales en Cataluña. «Somos actualmente el principal grupo catalán y como tal vamos a ejercer. Queremos ser aquí en parte la caja de resonancia de esas reivindicaciones del pueblo de Cataluña», ha explicado.

ERC se abre así a poner en marcha una nueva legislatura con Pedro Sánchez en el Gobierno, a diferencia de JxCat, que ha concretado el precio por facilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno: el levantamiento de la suspensión que pesa sobre sus tres diputados presos y la creación de una mesa de diálogo con todos los partidos politicos encaminada a conceder a Cataluña el derecho a decidir.

Lastra y Borràs, antes de reunirse - JAIME GARCÍA

La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, ha sido la que ha desgranado el precio de su apoyo durante la reunión que ha mantenido este jueves con la vicesecretaria socialista, Adriana Lastra, quien le ha pedido que no bloquee la investidura de Pedro Sánchez.

«Queremos poder votar homogéneamente como grupo, y ahora no se dan las circunstancias para facilitar la investidura de Pedro Sánchez», ha subrayado Borràs en rueda de prensa tras reunirse con Lastra.

Las condiciones exigidas por Borràs son muy difíciles de asumir en este momento por los socialistas ya que supondrían vulnerar la Ley de Enjuiciamiento Criminal, por lo que el camino más probable hacia la investidura parece en este momento la abstención de ERC. Y es que aunque tanto Borràs como Rufián han expresado su intención de dialogar y votar coordinadamente en el Congreso en los asuntos que tienen que ver con Cataluña, ninguno de los dos ha supeditado su posición a que el voto en la investidura se consensúe. Es más, Rufián ha subrayado que aunque son socios en la Generalitat, en Madrid son «dos grupos parlamentarios autónomos».

Borràs, no obstante, también ha asegurado que su grupo «no hemos venido a bloquear sino a desbloquear el diálogo y la democracia» y que «necesitamos que haya alguien al otro lado», lo que podría abrir la posibilidad de que este grupo sí establezca una negociación con el Gobierno durante la legislatura, una vez que Sánchez logre salir investido sin sus votos. Lastra y Borràs han quedado en mantener el contacto abierto.