El juzgado de vigilancia penitenciaria denegó hasta en 13 ocasiones el permiso al violador condenado Tomás Pardo

Han pasado 14 años, pero los vecinos de Martorell lo recuerdan como si fuese ayer. Ocurrió en el...

Actualizado:

Han pasado 14 años, pero los vecinos de Martorell lo recuerdan como si fuese ayer. Ocurrió en el año 2002. Tomás Pardo agrede sexualmente a una mujer. Repitió el mismo modus operandi que ahora. La viola en un bosque, le apuñala en el cuello y le roba algunas pertenencias. Tomás Pardo es detenido. Le acusan de otras tres agresiones más. Entra en prisión preventiva, pero antes de juicio lo dejan en libertad. Solo tiene que fichar cada 15 días en el juzgado. En 2005 es condenado a 26 años de cárcel.  En 2015 le conceden su primer permiso. Mientras tanto Tomás Pardo participa en un curso de control de agresiones sexuales. La mayoría de los que se someten a ellos no reinciden. Pero hay quien piensa que esos programas son todavía experimentales y que otros países ya han advertido de su escasa eficacia.-Redacción-