Un juzgado de Bilbao restituye a Edurne Uriarte en su cátedra de la Universidad del País Vasco

Un Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Bilbao ha decidido restituir a Edurne Uriarte en la cátedra de Ciencias Políticas de la Universidad del País Vasco (UPV) tras considerar que, tanto el Rector como la Comisión de Reclamaciones -que no le proveyeron la plaza adjudicada-, se excedieron de sus funciones y conculcaron los derechos fundamentales de Uriarte.

BILBAO. J. S. L.
Actualizado:

La titular del juzgado número 4 de lo Contencioso Administrativo de Bilbao, Carmen Rodríguez Puente, ha decretado la nulidad de la resolución del Rector de la UPV, Manuel Montero, de dejar en suspenso la Cátedra de Ciencias Políticas a la que concursaron Edurne Uriarte y Francisco Letamendía, tras la impugnación de este último -con el aval de la comisión de reclamaciones de la Universidad-, después de que el tribunal de evaluación adjudicara la plaza a Uriarte.

La resolución de la juez supone la restitución de la Cátedra a la politóloga vasca, tras apreciar que, tanto el rector como la comisión de reclamaciones se excedieron «de los límites legales y constitucionales» al no ratificar la propuesta de la comisión de evaluación. La impugnación de Letamendía - que propició la resolución del Rector- alegaba que la adjudicación se produjo de manera arbitraria por parte del tribunal evaluador, sin respetar los criterios de mérito y sin argumentar las capacidades meritorias y docentes de los concursantes. Sin embargo, la sentencia subraya que la comisión de reclamaciones se extralimitó en sus funciones al hacer un juicio de valor que no le correspondía y señala que no hubo arbitrariedad ni desconocimiento de los principios meritrorios por parte del tribunal evaluador.

Trayectoria intelectual

La resolución utiliza en su argumentación extractos del informe de la comisión de evaluación para fundamentar la adjudicación a Uriarte, donde el presidente del tribunal evaluador señala que «la exposición de la candidata en defensa de su «curriculum vitae» y su proyecto docente ha sido clarificadora de su trayectoria intelectual y vocación docente, habiendo alcanzado una valoración muy positiva». En cuanto a Letamendía, señala que «si bien el «curriculum vitae» del candidato y su defensa lo han situado en su debida dimensión, la ausencia de proyecto docente, a pesar de las preguntas explícitas del que suscribe, que no fueron contestadas, me hace manifestar una insuficiencia global del candidato».

Explicación suficiente

El tribunal de lo Contencioso Administrativo recuerda que tres de los cinco miembros de la comisión evaluadora de la plaza votaron a favor de Uriarte y que los informes razonados de su decisión que presentaron «contienen una individualización bastante y dan explicación suficiente de la valoración efectuada» a cada candidato, «sin que medie elemento alguno del que resulte manifiesta la arbitrariedad en el resultado obtenido».

Asimismo, se pronuncia sobre los sexenios de los candidatos, indicando que éstos hacen referencia a un concepto retributivo y son consecuencia de la evaluación que efectúa una comisión nacional que no coincide con el tribunal evaluador «ni en su composición ni en sus objetivos».

El fallo del juzgado de lo Contencioso estima la reclamación de Edurne Uriarte, declara nula la resolución del Rector de la UPV y decreta la provisión de la plaza «de acuerdo con la propuesta de la comisión evaluadora», que adjudicó la Cátedra a la politóloga.