Torres Baena se jactaba de haber estado «con más de cien niños»
Los acusados María José González y Fernando Torres Baena - efe
caso kárate

Torres Baena se jactaba de haber estado «con más de cien niños»

El principal acusado en el «caso Kárate» llegó a decir que había mantenido relaciones sexuales con su propia hija

Las Palmas de Gran Canaria Actualizado:

Una testigo del caso Kárate, identificada con el número 33, dijo el jueves en la Audiencia de Las Palmas que el principal acusado, Fernando Torres Baena, le dijo con orgullo y «risa» que «había estado con más de cien niños» y que su pareja, la acusada María José González, «con más de cincuenta».

La joven karateca, campeona de Europa y del mundo, comenzó a entrenar en el gimnasio de Torres Baena a los 14 años, y relató a la sala los numerosos abusos sexuales de los que fue objeto por parte de cuatro acusados, que en el caso del monitor Juan Luis Benítez, ha dicho que solo fueron tocamientos.

La mujer de Torres Baena habría mantenido relaciones con unos 50 niños

En esta jornada también declaró el testigo número 34, que afirmó que con 9 años, al poco tiempo de comenzar en el gimnasio de Torres Baena, tuvo su primera relación sexual con la procesada María José González, con la que formó tríos a esa edad junto a la acusada Ivonne González, algo por lo que debía sentirse también orgulloso, según le decía Torres Baena.

Este testigo también aseguró que su primera relación sexual con Torres Baena ocurrió a los 10 años, en su chalé de Vargas, según señaló el joven, que narró que en varias ocasiones formó cuartetos sexuales con Torres Baena y las dos monitoras, y que los abusos sexuales que sufrió fueron constantes durante los cuatro años que estuvo en el gimnasio. Torres Baena le llegó a decir que había mantenido relaciones sexuales con su propia hija.

Torres Baena llegó a decir que había mantenido relaciones con su propia hija

En esta sesión, el testigo número 32, relató haber sido objeto de abusos por parte de los acusados. Su primera relación sexual fue con la acusada María José González, en el gimnasio, donde ésta le citó un sábado porque, con motivo de su 14 cumpleaños, le iba a hacer un «regalo especial». Según su testimonio, Torres Baena le dijo que para él el kárate «era una excusa para mantener relaciones sexuales».

La testigo número 11 afirmó, por su parte, que iba a clases de kárate al gimnasio de Torres Baena y al mismo colegio que un hijo suyo, del que oyó decir a amigos que tenían en común que había perdido la virginidad a los 7 años.