El juez procesa a un exdirectivo de AENA por amañar contratos para la red Gürtel

El ex director de comunicación y otro trabajador manipularon expedientes para las empresas de Francisco Correa.

MadridActualizado:

El juez ha acordado enviar a juicio a un exdirectivo y un exempleado de AENA, el organismo público que gestiona los aeropuertos, al empresario Francisco Correa y su colaborador José Luis Izquierdo por amañar contratos a favor de las empresas de la red corrupta Gürtel. El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha dictado el auto de transformación a procedimiento abreviado, lo que equivale al procesamiento en el caso de que el proceso fuera un sumario.

Según esta investigación, los cuatro imputados, el exdirector de comunicación de AENA Ángel López de la Mota y el empleado Javier Gavari Guijarro, además de Correa e Izquierdo, se pusieron de acuerdo para defraudar al organismo público y adjudicar contratos irregulares a las firmas de Gürtel por un total de 2,3 millones. A cambio, la red de corrupción les entregó dádivas como dinero en efectivo o servicios («viajes turísticos para ellos y sus familias, obras de reforma en la vivienda del primero, etcétera»). Les «compraron».

Estas irregularidades se produjeron a lo largo de dos años, entre el 2000 y el 2002, en un total de 22 contratos. Los procesados manipularon los expedientes de las más burdas maneras «para favorecer a las empresas finalmente adjudicatarias», todas ellas pertenecientes a la red de Correa, dedicada a prestar servicios a los partidos políticos a cambio de conseguir adjudicaciones irregulares.

Esta corrupción consistió, por ejemplo, declarar la urgencia de la tramitación de una adjudicación de forma «inadecuada e improcedente», relata el magistrado, en solicitar las ofertas siempre a las mismas empresas o en adjudicar los contratos en una fecha posterior a la celebración del contrato. Las adjudicaciones, además, se otorgaron «sin garantizar los principios de publicidad y concurrencia exigibles por el carácter público de la entidad AENA».

El juez expresa en su auto que «estamos ante una situación de ilegalidad manifiesta que todos conocían». Por ello, los dos empleados de AENA «fueron plenamente conscientes de la arbitrariedad de todas las resoluciones, es decir, de que estaba resolviéndose al margen de la ley, dando cobertura a una situación más allá de todo procedimiento legal y que provocaba un resultado injusto».

Por si fuera poco, otro de los cabecillas de la red Gürtel, el que fuera dirigente del PP en Galicia, Pablo Crespo, envió una carta al exdirector de comunicación de Aena cuando ambos cerraron el grifo, preguntándole porque las empresas de la tela de araña corrupta no recibieron ninguna adjudicación en el stand de AENA en la feria de Fitur en 2003, según queda reflejado en la resolución judicial.