El concejal batasuno Lander Etxebarria, tras ser detenido en su domicilio.EFE

El juez Garzón desmonta el aparato de candidaturas fraudulentas de Batasuna

BILBAO. M. ALONSO
Actualizado:

El juez Garzón dio ayer un paso más en el cerco judicial a ETA al ordenar la detención de ocho miembros de la Udalbiltza de Batasuna, una escisión de la asociación de municipios que el PNV, EA y EH crearon en septiembre de 1999, un año después de que ETA pidiera al PNV, en las conversaciones que mantuvieron con anterioridad a la firma del pacto de Estella, que pusiera en marcha una «institución nacional vasca».

La operación se inició en la madrugada con la detención de ocho responsables de Udalbiltza Kursaal, la mayoría de los cuales son también concejales de Batasuna, acusados de pertenecer al entramado ETA-EKIN y de seguir órdenes de ETA para crear una estructura que les permitiera concurrir a las elecciones en caso de ilegalización de Batasuna.

El ministro del Interior, Ángel Acebes, manifestó que Udalbiltza Kursaal se ha convertido en «la columna vertebral del proyecto de desobediencia civil y de construcción nacional» diseñado por ETA tras la firma del Pacto de Estella con un objetivo fundamental, «destruir las instituciones del Estado de Derecho». Acebes relacionó también a algunos de los detenidos con el «control de la formación de candidaturas independientes» con la intención de «hacerse presentes a través de una plataforma que constituyese la garantía de presencia de concejales en las instituciones» para proseguir así el trabajo de ETA.

La pista de «Susper»

La operación se basa en un escrito intervenido el pasado diciembre al dirigente etarra Ibon Fernández Iradi, «Susper», y otro incautado en las operaciones desarrolladas en febrero y abril contra el «aparato de captación» de ETA a raíz de ese arresto. En ambos figura la estrategia etarra para burlar la ilegalización de Batasuna, que se acordó verbalmente en varias asambleas de Udalbiltza celebradas en 2001.

A varios dirigentes del «aparato político» de ETA, EKIN, se les encontraron documentos que acreditan que son los «dinamizadores» de ese proyecto y que, desde hace unos meses, han venido utilizando Udalbiltza para ocultar las nuevas candidaturas con las que pretenden que ETA-EKIN siga teniendo presencia en las instituciones democráticas.

En Bilbao fueron detenidos el portavoz de Sozialista Abertzaleak (SA) en el Ayuntamiento y responsable de euskera de Udalbilitza, Lander Etxebarria; la encargada de los temas económicos de la asociación, Leira Idoyaga, y la responsable de relaciones internacionales, Miriam Campos. En Baracaldo fue arrestada la concejala de SA Eider Casanova.

En Guipúzcoa fueron detenidos la secretaria de la sede central de Udalbiltza en Astigarraga y cabeza de la candidatura de la plataforma sustituta de Batasuna para las próximas elecciones en Urnieta, Karmele Urbitzondo, y la concejala de Oyarzun Larraitz Sanzberro. En Navarra fueron detenidos el concejal de la ilegalizada Batasuna en Vera de Bidasoa, Oscar Goñi, y el portavoz de Udalbiltza y concejal de Villava, Juan Manuel Jurado.

Oficinas precintadas

En la operación se han registrado y precintado las oficinas de Udalbiltza en Bilbao, Vitoria y en el Ayuntamiento de Astigarraga. La Policía se ha incautado de material informático y documentación, que está siendo analizada. El Ministerio del Interior señaló que «todos los detenidos han venido contribuyendo a dar continuidad al proyecto de ETA de mantener su frente político institucional» de forma que «la operación tiene una importante significación en relación con los intentos de continuar con las actividades» de HB-EH-Batasuna. Asimismo, acusó a Udalbiltza Kursaal de intentar «impulsar el proyecto político auspiciado por ETA desde la desobediencia civil».