El excomisario Villarejo tras recibir una medalla del Ayuntamiento de Marbella
El excomisario Villarejo tras recibir una medalla del Ayuntamiento de Marbella - M95 Televisión

El juez del caso Villarejo complica el trabajo a las partes antes de irse

Tendrán 90 días para ver el material en el Juzgado y decidir qué datos se expurgan; prohíbe las copias

MadridActualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ya ha comunicado que no se presentará a la renovación de su plaza de refuerzo en el Juzgado número 6, una decisión que se produce tras varias discrepancias de criterio con la Fiscalía Anticorrupción. Pero antes de irse debe cerrar varios asuntos, uno de ellos el que se refiere al acceso a las partes de la documentación en soporte papel y digital incautada a Villarejo, una vez levantado el secreto como decidió la Sala de lo Penal. En una providencia dictada hace tres días, a la que tuvo acceso ABC, ordena cómo será el complejo procedimiento que supone, según las partes, un «claro obstáculo a las actuaciones».

Respecto a los soportes documentales, es decir, los tomos físicos en papel da noventa días de plazo a las partes para que los consulten en la secretaría del Juzgado y hagan en ese periodo las alegaciones que consideren para proteger «la intimidad de las víctimas y de los terceros no intervinientes» o lo que es lo mismo para expurgar esos datos.

En cuanto a la información digitalizada, ya analizada por Asuntos Internos, podrán consultarla también en el Juzgado «impidiendo en todo momento la realización de copias». Las partes tendrán un índice.

La de Corinna, excluida

Respecto a esos archivos digitales intervenidos en soportes informáticos también detalla cómo se hará. La información sacada de los teléfonos se podrá consultar en esa misma secretaría durante noventa días, pero ese plazo se prorrogará las veces que sea necesario mientras dure la instrucción; eso sí la consulta se hará a través de terminales con sistema de bloqueo de escritura para que no se hagan copias.

Con el resto del material informático no encriptado se hará lo mismo y en ese caso se bloquearán los puertos de los dispositivos con el mismo fin.

Pero antes de empezar todo ese proceso que requiere numerosos medios técnicos, la Unidad de Asuntos Internos elaborará un informe por si hay archivos o información que afecte a la seguridad del Estado o que esté clasificada. Se excluye de forma expresa la que ya ha sido considerada como posible información clasificada (caso de Kitchen) y toda la que tiene que ver con la pieza Carol, la de Corinna Larsen, que fue archivada.