Jueces de veinte países piden mejorar los servicios de inteligencia contra el terror

Jueces, fiscales y responsables de las Fuerzas de Seguridad de diecinueve países clausuraron ayer en Las Palmas un simposio en el que, durante tres días, han reflexionado sobre las respuestas legales al terrorismo. Entre las conclusiones alcanzadas, plasmadas en un documento, figura la necesidad de reforzar los servicios de inteligencia como «componente esencial» en esta lucha.

NIEVES COLLI
Actualizado:

LAS PALMAS. Reforzar los servicios de inteligencia es un «componente esencial en la lucha contra el terrorismo. Esta afirmación es una de las conclusiones a las que han llegado los jueces, magistrados y responsables de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de casi una veintena de países que han participado en las jornadas sobre terrorismo organizadas por el Consejo General del Poder Judicial en Las Palmas de Gran Canaria.

Durante tres días, los participantes en el simposio han debatido sobre cómo debe enfocarse la lucha contra el terrorismo internacional para que sea más eficaz. Ocho son las conclusiones a las que han llegado los participantes, entre ellas, que para acabar con el crimen organizado debe buscarse «como fin primero la prevención por delante de la represión». De ahí que sea importante incidir particularmente, señalan, «en las vías de financiación y en las estructuras que proporcionan apoyo», «en la conciencia de que este entorno es también terrorismo».

Otro de los puntos sobre los que se llama la atención es la información. Reforzar los servicios de inteligencia se convierte en un «componente esencial en la lucha contra el terrorismo». El combate contra el crimen organizado «precisa del empleo de nuevas técnicas, debiéndose dar prioridad a los métodos predictivos», añaden los jueces.

Como elemento esencial, los participantes en las jornadas sitúan «el apoyo y la cooperación internacional», no sólo entre los países desarrollados, sino también con terceros países, y no sólo entre las autoridades judiciales y policiales, sino también en otros ámbitos de la Administración y la sociedad civil.

«La actividad conjunta de la comunidad internacional es esencial para responder a los desafíos que presentan las nuevas formas de terrorismo», señala textualmente el documento.

Los jueces también llaman la atención sobre la necesidad de que las autoridades de cada país tengan un «exhaustivo conocimiento» de los «nuevos y especializados instrumentos jurídicos» creados para favorecer la cooperación internacional en esta materia. Para los firmantes del documento, el combate al terrorismo debe sustanciarse sin ambages «en el marco estricto del Estado de Derecho, empleando todos los mecanismos que éste proporciona y evitando a la vez la instrumentalización de los mismos por parte de los terroristas».