Un joven con depresión mata en Castellón a su mujer con una escopeta de caza y luego se suicida

Los cuerpos sin vida de Lidón Albado, de 34 años de edad, vecina de la pedanía castellonense de Els Ibarsos, y de Fermín Ribes, de 29 años, vecino de Cabanes, también en esta provincia, eran

CABANES (CASTELLÓN).
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los cuerpos sin vida de Lidón Albado, de 34 años de edad, vecina de la pedanía castellonense de Els Ibarsos, y de Fermín Ribes, de 29 años, vecino de Cabanes, también en esta provincia, eran descubiertos durante la tarde de ayer por la madre del fallecido cuando, alarmada por un compañero de trabajo de la nuera, decidió acudir a la vivienda del joven matrimonio para conocer las causa por la que Lidón no había acudido a la fábrica de azulejos a trabajar.

Los dos coches del matrimonio permanecían estacionados en el exterior de la vivienda, ajenos a la tragedia, cuyo móvil, al cierre de esta edición, todavía estaba sin esclarecer. La madre del joven aseguró a este medio que se había encontrado una escopeta junto a los cuerpos, el arma que con toda probabilidad podía haber disparado él contra la mujer y más tarde contra sí mismo, pero todo era una incógnita, porque ni los vecinos del portal contiguo habían oído señal de tiros, discusión o ruido alguno en la vivienda del número 76 de la calle San José de Cabanes, donde anoche todo eran precintos, sirenas, agentes y testificales.

Los amigos de la pareja, que había contraído matrimonio el 1 de abril de este mismo año, no salían de su asombro, porque este mismo lunes compartieron una jornada de ocio en el parque de atracciones Port Aventura. Nadie encontraba más explicación que una posible reacción violenta de Fermín, que desde hace unas semanas no acudía a la fábrica donde trabajaba con su esposa por encontrarse con depresión.

Vida totalmente normal

El matrimonio, que vivía en una casa totalmente nueva, hacía una vida totalmente normal. Los vecinos aseguran que nunca se les había visto discutir ni pelearse en público. Tampoco los amigos habían observado ninguna reacción anómala. Incluso los amigos que compartieron automóvil con el matrimonio aseguran que después del viaje estuvieron en la casa de la tragedia tomado unas copas antes de irse a dormir, «y todo era normal».

Cabanes se estremecía ayer ante la desgracia, todavía más la madre del joven que descubría sobre las seis y media de la tarde los cuerpos sin vida. Un compañero de trabajo de la nuera había pasado dos veces por la vivienda del matrimonio para preguntar por qué Lidón Albado no había ido a trabajar, ya que nunca fallaba en su puesto. Tras no encontrar respuesta en la vivienda, decidió acudir a la casa de la madre del joven, una viuda vecina de Cabanes, que cogió las llaves de la casa para averiguar qué podía estar pasando.

Fue entonces cuando ambos descubrieron los cuerpos sin vida y una escopeta cerca de los mismos. El fallecido era aficionado a la caza y tenía licencia de armas.

La autopsia, hoy

Hoy se practicará la autopsia a los cuerpos para esclarecer algún detalle del terrible suceso que ha conmocionado a este municipio agrario e industrial de la comarca de La Plana de Castellón, donde la industria emergente ha conseguido frenar el éxodo rural.

Las primeras hipótesis apuntan a que el hombre disparase contra la mujer y luego decidiera suicidarse.