José María Vizcaíno, nuevo presidente del Círculo de Empresarios Vascos

José María Vizcaíno, quien fuera desde 1982 hasta 1993 presidente de la patronal vasca, Confebask, ha sustituido a Alfonso Basagoiti al frente del Círculo de Empresarios Vascos. Durante los dos años que ha ocupado el cargo de presidente, Confebask se ha puesto en primera línea en la reivindicación de estabilidad política para el País Vasco y en la defensa del marco jurídico de la Comunidad autónoma

BILBAO. M. Alonso
Actualizado:

El relevo en la presidencia del Círculo de Empresarios Vascos estaba previsto desde el pasado mes de octubre, fecha en la que, según dijeron a ABC fuentes de esta asociación empresarial, Alfonso Basagoiti comunicó su intención de permanecer en el cargo hasta enero. Existía, además, un acuerdo previo para que hubiera rotación en la presidencia del Círculo y evitar que la presencia pública del presidente repercutiera sobre empresas concretas.

Al frente del Círculo está ahora un empresario guipuzcoano independiente, José María Vizcaíno, gerente de una empresa dedicada a instalaciones de frío industrial y con una larga experiencia como primer presidente de la patronal vasca, Confebask. Como vicepresidente ha sido elegido Alejandro Echevarría, consejero delegado del Grupo Correo.

ESTABILIDAD NECESARIA

Durante los dos últimos años, el Círculo de Empresarios Vascos, donde conviven empresarios nacionalistas y no nacionalistas, se ha enfrentado abiertamente a los partidos políticos, reclamando la estabilidad necesaria para el desarrollo económico. La pasada semana, Alfonso Basagoiti reclamó un Gobierno fuerte para el País Vasco y dijo que si eso no era posible sin elecciones, no se debería esperar más a convocarlas.

A pesar de que Alfonso Basagoiti es nacionalista y fue nombrado en su momento por el PNV diputado de Hacienda en Vizcaya y consejero de Economía del Gobierno vasco, sus últimas manifestaciones han molestado especialmente a este partido. La semana pasada decía que lo importante no es que el futuro Gobierno sea o no nacionalista, sino que sea fuerte y tenga el respaldo más amplio posible. El pasado verano, Basagoiti llegó a afirmar que al lendakari Juan José Ibarretxe le resulta imposible reconducir la situación política vasca porque «tanto los amigos como los enemigos le han dejado solo».

Pero el Círculo de Empresarios Vascos, durante la etapa de Alfonso Basagoiti, ha repartido también críticas a otros partidos políticos, reclamando el entendimiento entre ellos para el bien de la sociedad. En opinión de Basagoiti, existe «un divorcio muy importante entre la clase política y la sociedad y esta última está dando más pruebas de madurez que la primera».

El Círculo de Empresarios Vascos trasladó esta reclamación al propio presidente del Gobierno, José María Aznar, quien acudió como invitado a una de las reuniones de esta asociación. En aquel encuentro se pidió a todos los partidos «arrojo político» para afrontar la situación vasca.

Los dos últimos años en los que Alfonso Basagoiti ha estado al frente del Círculo de Empresarios Vascos se han caracterizado por una bonanza económica y por una situación de enfrentamiento político y social entre nacionalistas y no nacionalistas favorecida por el entendimiento entre el nacionalismo democrático del PNV y el proetarra de HB.

SALIR DEL PAÍS VASCO

En los últimos meses, los empresarios, que no han dejado de sufrir la extorsión económica de ETA ni siquiera durante la tregua, han sido objeto de ataques muy directos, como los coches bomba en Guecho. Tras el segundo de estos ataques, el Círculo consideró que «el incesante ataque a la libertad de los vascos que ejerce ETA se apoya en una estrategia terrorista cuyo objetivo es y ha sido siempre la desestabilización de nuestro marco institucional y la división de los demócratas».

En una entrevista publicada la semana pasada, Basagoiti consideraba que esos coches bomba están produciendo un cambio en los empresarios y profesionales que viven allí, quienes se están planteando que quizá tengan que cambiar de residencia, algo que, en su opinión, es muy malo para el futuro del País Vasco.

El mensaje del Círculo en los dos últimos años ha sido reclamar la unidad de los partidos, la vigencia de las instituciones emanadas del Estatuto de Guernica y el respaldo del Estado de Derecho para «propiciar una mayor cohesión y un mayor amparo político e institucional al conjunto de la sociedad vasca».

Ante las pretensiones del PNV de cambiar, en colaboración con HB, el marco jurídico vasco, el Círculo de empresarios ha salido en defensa de las instituciones. «Se hace necesario reafirmar la legitimidad de nuestro sistema e instituciones democráticas y restablecer un liderazgo político cuyo objetivo esencial consista en ser fiel reflejo de la pluralidad y la complejidad de la sociedad vasca».