Cae en Jerez uno de los capos de la Camorra más buscados del mundo

El jefe del clan Polverino y su lugarteniente se habían refugiado en una vivienda de Cádiz, donde los localizó la Guardia Civil

CRUZ MORCILLO
mADRID Actualizado:

Giuseppe Polverino figura en la lista de los treinta mafiosos más buscados por Italia. Es el jefe de la Camorra en Marano y sus tentáculos se extienden a otras localidades del entorno de Nápoles. Huido desde 2006, la Guardia Civil en colaboración con los Carabinieri lo detuvieron ayer en Jerez de la Frontera (Cádiz), «en una de las decenas de casas que tiene en España», según han explicado a ABC fuentes de la investigación.

El capo Polverino controla un impero de mil millones de euros y es quien imparte las órdenes tanto operativas como financieras a los clanes «Nuvoletta» y «Polverino», que lleva este nombre en honor al jefe. Los agentes de la Unidad Central Operativa le pisaban los talones desde el año pasado, cuando Italia dictó orden de busca y captura contra él por asociación mafiosa, según han informado los Carabinieri. Los funcionarios españoles lo han seguido por Tarragona, Alicante, Málaga y Jerez, donde finalmente han dado con él.

Junto a Polverino, de 53 años, se hallaba uno de sus lugartenientes, Rafaele Valefuoco, que también figura en otra lista, en la de los cien más buscadoso segundos niveles mafiosos.

Un pacto en la mafia napolitana

Para encontrar su escondite, los agentes españoles e italianos han peinado todos los refugios del capo en España, aunque no se descarta que alguno de los arrepentidos del clan haya ayudado en las pesquisas.

Los investigadores han trabajado en los últimos meses sobre la Camorra de Marano, concluyendo que existía un pacto entre los Polverino, los Nuvoletta y los Casalesi, estos últimos los más conocidos de la mafia napolitana.

El pasado octubre, la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Fiscalía Anticorrupción coordinadas por la Audiencia Nacional asestaron un duro golpe al clan controlado por Polverino y lograron desmantelar en Tenerife la red de blanqueo que habían creado hace más de una década con decenas de negocios ilícitos.