El Jemad reconoce que los recortes provocan una pérdida de eficacia y operatividad del Ejército
El Almirante general Fernando García Sánchez presidiendo el acto de toma de posesión del teniente general Cesar Mur - efe

El Jemad reconoce que los recortes provocan una pérdida de eficacia y operatividad del Ejército

García Sánchez recuerda que «los recortes se vienen produciendo desde hace cuatro años», cuando gobernaba Zapatero

madrid Actualizado:

El jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), almirante general Fernando García Sánchez, considera que los recortes presupuestarios del Gobierno de Mariano Rajoy están provocando una «pérdida de operatividad» del Ejército español, que implica que «las unidades no mantengan el cien por cien de la eficacia».

Así lo reconoce en una entrevista a la Revista Española de Defensa recogida por Servimedia, en la que asegura que «la reducción presupuestaria, como es lógico, disminuye la capacidad de la Fuerza», si bien subraya que las tropas desplegadas en operaciones temporales o permanentes mantienen «la máxima capacidad». García Sánchez recuerda que «los recortes en los presupuestos de Defensa se vienen produciendo desde hace cuatro años», cuando gobernaba el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, por lo que el ajuste actual incide en los que se han realizado durante la legislatura pasada. «Se está dando prioridad a las unidades y a los sistemas que se van a desplegar en operaciones, por lo que sí se puede afirmar que estamos perdiendo parte de la operatividad pero la mantenemos en aquellos aspectos que consideramos fundamentales», recalca.

A su juicio, más allá de las intervenciones operativas, la prioridad actual del Ejército dentro de España pasa por hacer «un gran esfuerzo en la difusión de la cultura de Defensa para que la sociedad sea consciente de la necesidad de unas Fuerzas Armadas modernas y preparadas para conseguir una defensa necesaria y responsable». No obstante, señala que la misión del militar que se adentra en las Fuerzas Armadas es «estar dispuesto a darlo todo, hasta la vida, por nuestros conciudadanos y en defensa de la Constitución». Como reto de futuro, tras la aprobación de la Directiva de Defensa Nacional, marca «mantener y mejorar la calidad de nuestro personal, la eficacia en el combate y la eficiencia en la gestión de los recursos disponibles para producir tanto una disuasión creíble que neutralice las posibles amenazas como una defensa efectiva y ágil».