Javier Rojo: Los miembros del movimiento 15M «son de los míos»
El presidente del Senado, Javier Rojo, durante su intervención en el acto de homenaje a las víctimas del terrorismo el pasado 27 de junio, en el Congreso de los Diputados. - efe

Javier Rojo: Los miembros del movimiento 15M «son de los míos»

Para el presidente del Senado, «ha sido la política la que se ha distanciado de la ciudadanía, y no al revés»

MADRID Actualizado:

El presidente del Senado, Javier Rojo, ha afirmado hoy que coincide con muchas ideas del Movimiento 15-M («es que son de los míos», ha dicho) en una conferencia en la que ha pedido que la prensa asuma su responsabilidad por el alejamiento de la ciudadanía de los políticos.

Rojo ha hecho estas afirmaciones en el curso «Los políticos ante la opinión pública» de la Asociación de Periodistas Parlamentarios en los cursos de verano de la Universidad Rey Juan Carlos de Aranjuez, en el que ha subrayado que la protesta de los «indignados» no es contra el Gobierno sino «un tirón de orejas al sistema».

Rojo ha iniciado su intervención advirtiendo de que iba a provocar y, aunque ha dejado claro que «ha sido la política la que se ha distanciado de la ciudadanía, y no al revés», ha señalado que la crisis, los mercados, los organismos internacionales, las entidades financieras y la prensa tienen también una cuota de responsabilidad.

Ha dicho que la crisis ha «minado la credibilidad de la política» porque la opinión pública percibe que los mercados u organismos como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial «son quienes deciden los destinos de la gente».

«Los ciudadanos creen que vivimos en una democracia secuestrada por los intereses de los mercados», ha señalado Rojo, quien ha recalcado que los organismos internacionales «han fallado clamorosamente» tanto en sus previsiones como en las recetas que aplicar contra la crisis y «no responden ante nadie de sus errores».

Ha explicado que «tampoco ayuda» a que la ciudadanía tenga un buen concepto de los políticos que Grecia, «en connivencia con Goldman Sachs», fuera capaz de falsear sus cuentas para acceder al euro y ha considerado que la sociedad no ha entendido que se saliera al rescate de los «culpables» de la crisis: los bancos.

Ese sentimiento de la ciudadanía, ha proseguido, «se torna en cabreo mayúsculo» cuando se publican las remuneraciones de los directivos de las entidades financieras y, en ese sentido, Rojo ha dicho que «no se entiende» que los responsables de Bankia vayan a cobrar hasta 10,15 millones de euros.

Crítica a los medios de comunicación

El presidente del Senado ha criticado la imagen de los políticos que trasladan los medios porque «destacan casi en exclusiva los aspectos más negativos» de su actividad.

Ha insistido en que, «de un tiempo a esta parte, se ha producido una pérdida de respeto a los políticos en los medios de comunicación» y que algunos «se han instalado en el insulto permanente, en la ridiculización de la política, en la mofa a la actividad de la representación pública y a sus integrantes».

«La política ha perdido parte de su credibilidad y es ahora cuando debemos ser conscientes de que sin ella, sin la política, el escenario sería mucho peor», ha afirmado Rojo quien ha añadido que «ha llegado el momento de defender la política como instrumento para transformar el mundo».

Ha rechazado que hablen de los «supuestos privilegios» de los políticos o de las «vacaciones parlamentarias»: los meses de enero y julio en los que (según establece la Constitución) las Cámaras no tienen actividad.

Así, Rojo ha recordado que en los dos últimos años tanto el Congreso como el Senado han habilitado enero y julio para los trabajos parlamentarios y que, ahora, «España es el país del mundo que más actividad parlamentaria tiene».

Respecto a los complementos a las pensiones de los parlamentarios, ha hecho hincapié en el «frío dato» de que de los de 3.700 exparlamentarios de la democracia, «únicamente disfrutaban de esta prestación 81 personas».

El presidente del Senado ha reclamado «un ejercicio de responsabilidad» por parte de todos y ha dicho que le tocará especialmente al próximo Gobierno, «le toque a quien le toque», porque «cuando se ha vivido por encima de las posibilidades, hay que pagarlo».