<a href="http://www.abc.es/fotos-espana/20110321/espanoles-familiares-llegado-base-1401225805388.html"></a> - REPORTAJE GRÁFICO: JAIME GARCÍA

Ninguno de los 115 españoles venidos de Japón tiene síntomas de contaminación

Aterriza en Madrid el avión fletado por el Gobierno con 154 personas a bordo. 34 de ellos se han negado a pasar los exámenes sanitarios. Varios de ellos coinciden en que el Ejecutivo nipón está informando poco a la ciudadanía

EP
MADRID Actualizado:

El avión fletado por el Gobierno para facilitar el regreso a España de residentes en Japón, en vistas de las dificultades para encontrar billetes en vuelos comerciales, ha aterrizado este mediodía en la base aérea de Torrejón de Ardoz con 154 personas a bordo, de las cuales 115 son españoles y familiares de primer grado. El Boeing 747 contratado por el Gobierno, que se ha encargado de recoger a los pasajeros en el aeropuerto de Bangkok (Tailandia) después de que éstos llegaran a esta ciudad en otro avión procedentes de Japón, ha llegado a la base aérea en torno a las 14.30 horas. Durante el vuelo, los pasajeros han estado acompañados por un funcionario diplomático de la Dirección General de Asuntos Consulares, tal y como ha informado a los medios el director general, Santiago Cabanas, que ha asegurado que los españoles se encuentran "bien" y están "muy satisfechos" de haber podido regresar a España.

Controles exhaustivos por radiactividad

Además de los 115 españoles, en este vuelo también han viajado 22 ciudadanos belgas y ocho brasileños, que desde su llegada a Madrid pasan a estar bajo cuidado de sus respectivas embajadas. El Ministerio de Sanidad, en colaboración con el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), ha puesto en marcha un dispositivo para el control radiológico al que los viajeros pueden someterse voluntariamente. Tal y como ha indicado el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, el dispositivo, conformado por 20 personas, se encargará de comprobar si hay alguna contaminación radiactiva, "tanto en las personas que vienen repatriadas como en los equipajes y las ropas". Martínez Olmos ha asegurado además que se ha puesto a disposición de los viajeros un dispositivo médico que se encargaría de actuar para atenderles en el caso de que algunos presentaran síntomas de radiación. Pocas horas después, la directora general de Salud Pública y Sanidad Exterior, Carmen Amela, ha confirmado que no se han encontrado síntomas de contaminación por radiactividad en ninguno de los españoles que este lunes han llegado de Japón. "No hay ningún riesgo", ha asegurado Amela desde la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid). Aunque 34 de los pasajeros no han querido someterse a las pruebas, ya que eran de carácter voluntario, los cuestionarios realizados durante el vuelo a todos los pasajeros han confirmado que no existen "ni síntomas ni proximidad geográfica" a la central de Fukushima. "Ninguno de los viajeros vivía a menos de cien kilómetros", ha señalado Amela. Varios de los españoles llegados hoy han coincidido en que uno de los motivos que les movió a regresar a España era la "situación de incertidumbre" en la que se encontraban en el país nipón a causa de la falta de información por parte del Gobierno japonés. Así lo ha manifestado la madrileña Pilar Espinosa, que tras trece años viviendo en Japón ha decidido volver a España, "hasta que todo se estabilice", porque aunque "la situación es de tranquilidad", no saben "en qué medida la información que les da el Gobierno es real o no". "Los japoneses están igual que siempre pero nosotros, que tenemos información de fuera, somos los que tenemos más incertidumbre", ha señalado, al mismo tiempo que ha asegurado que era "muy poca" la información que les llegaba de las autoridades. "Prefiero que todo se estabilice y ya decidiré si vuelvo con la cabeza fría y por mis propios medios", ha afirmado Pilar, para añadir que sus hijos también han sido una de las causas que le han llevado a tomar la decisión de regresar. Por su parte, la asturiana Beatriz Alonso, residente en Japón desde hace más de once años, en dónde todavía se encuentra su marido, ha sugerido también que a su parecer el Gobierno Japonés puede estar "tapando algo". "El Gobierno habla de lo que está seguro porque no quiere alarmar a nadie", ha apuntado.

Beatriz, que espera volver cuando antes, ha confesado que el miedo a la radiactividad, que le llevó a permanecer "encerrada en casa sin salir durante días", ha sido uno de motivos que la han empujado a tomar la "difícil decisión" de regresar a España con sus hijos, aunque ha reconocido que le da miedo "dejar a su marido y a su casa". "He venido por los niños y para que mi familia se calme", ha asegurado. Esta asturiana residente en una localidad nipona a 197 kilómetros de la central de Fukushima ha señalado: "La situación me dio muchísimo miedo".

Buen papel de la Embajada española

Manuel, otro de los 79 españoles que este lunes han llegado a España, ha reconocido que ha sido precisamente la información que le llegaba de fuera la que le ha hecho volver. "Es la que nos presionaba", ha afirmado, al mismo tiempo que ha añadido que aunque pasó miedo, la tranquilidad de los japoneses que le rodeaban le ayudó a sobrellevar la incertidumbre.

Todos los españoles preguntados por los medios han coincidido a su vez en que la atención que han recibido por parte de la Embajada Española ha sido buena.