La hija de Isaías Carrasco no cree en el arrepentimiento de la Izquierda Abertzale

Sandra Carrasco, hija del exconcejal del PSE-EE asesinado por ETA hace cuatro años, ha destacado que «las heridas son profundas y sólo el tiempo y actitudes más humanas lograrán que el dolor sea más llevadero»

arrasate Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La hija del exconcejal del PSE-EEIsaias Carrasco, asesinado por ETA hace cuatro años, no cree que el arrepentimiento de la Izquierda Abertzale sea «sincero y espontáneo» y ha considerado que «llega tarde». Además ha recordado que ETA aún no ha entregado las armas y ha destacado que «las heridas son profundas y sólo el tiempo y actitudes más humanas y menos soberbias lograrán que el dolor sea más llevadero».

Sandra Carrasco ha realizado estas afirmaciones en la ofrenda floral desarrollada en la calle de Arrasate donde fue asesinado su padre, en el que han estado acompañada por sus dos hermanos, Ainara y Hadei, su madre, Marian Romero, y su abuela.

También han estado presentes numerosos cargos del PSE-EE como el consejero de Interior, Rodolfo Ares, el secretario general de los socialistas guipuzcoanos, Iñaki Arriola, el portavoz de PSE-EE, José Antonio Pastor, el diputado en el Congreso, Odón Elorza, o la portavoz socialista en las Juntas Generales de Gipuzkoa, Rafaela Romero, entre otros. También han estado presentes ediles de EA en Mondragón y una representante del PNV.

En su intervención, Sandra Carrasco ha relatado que en estos cuatro años desde la muerte de su padre su familia ha tenido que sufrir «desprecio, intolerancia, vacío, ignorancia y dolor» y ha agradecido a su progenitor y a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado» el que se que se jueguen la vida para «acabar con esta gentuza».

De este modo, ha señalado que «el camino ha sido largo y doloroso pero por fin parece que va llegando a su fin». «Cuando conocí el anuncio de ETA me hubiera gustado llorar de alegría, pero por las circunstancias que me tocó vivir lloré de rabia, de impotencia por tanta sangre derramada en vano. Por tantas lágrimas y sufrimiento inútil y familias destrozadas», ha indicado para preguntarse después «de qué ha servido todo esto; de nada».

A su juicio, resulta «un poco contradictorio» el que, pese a haber anunciado el cese definitivo de la violencia, siga habiendo detenciones de miembros de ETA con «armamento y material explosivo».

«A eso hay que añadirle el que no han entregado las armas ni mostrado ningún tipo de arrepentimiento, cosa que creo que es crucial para su total credibilidad», ha subrayado. Para Carrasco, en esta nueva etapa se han dado pasos hacia una «normalización, pero no para una convivencia pacífica y en armonía», ya que ha considerado que estos pasos sólo pueden llegar del reconocimiento a las víctimas y al recuerdo no al olvido.

«La Izquierda Abertzale quieren hacernos ver los hechos desde su punto de vista, pero ni mi familia ni yo sentimos que su arrepentimiento sea sincero, ni espontáneo. No les creemos antes y tampoco ahora. Si así fuese para nosotros llega tarde», ha indicado para añadir que «las heridas son profundas y sólo el tiempo y actitudes más humanas y menos soberbias lograrán que el dolor sea más llevadero».