Irene Villa: «Negociar con ETA dolió más que la amputación»

J.A.MADRID. Irene Villa declaró ayer que su madre y ella, víctimas de un atentado de ETA con coche bomba en 1991, «todavía» no han superado que algunas personas les pararan por la calle y les acusaran

Actualizado:

Irene Villa declaró ayer que su madre y ella, víctimas de un atentado de ETA con coche bomba en 1991, «todavía» no han superado que algunas personas les pararan por la calle y les acusaran de no querer la paz y de estar politizadas, porque ambas estaban en contra de que el Gobierno de Rodríguez Zapatero negociara con la banda terrorista tras el «alto el fuego permanente» anunciado por ETA en marzo de 2006.

«Cuando se habló de que no habría vencedores y vencidos me resultó más doloroso que cuando a mi madre y a mí nos arrancaron parte del cuerpo», afirmó Irene Villa, que perdió las dos piernas en el atentado, cuando tenía doce años. La joven hizo estas afirmaciones durante la entrega del XI Premio a la Convivencia de la Fundación Miguel Ángel Blanco, que este año ha reconocido la resistencia cívica y el compromiso con las víctimas de Irene Villa y de su madre, María Jesús González.

El discurso de Villa fue interrumpido en varias ocasiones por el aplauso de los asistentes, entre los que se encontraba el presidente del PP, Mariano Rajoy, así como familiares y víctimas del terrorismo a los que la joven dio las gracias «por seguir ahí» y «por aguantar» comentarios «injustos» y «absurdos», silencios «incomprensibles» y agravios «indebidos». «No asumimos quedar en tablas con los asesinos», agregó.

Por su parte, María Jesús González, vicepresidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, calificó de «bálsamo» para sus «heridas» el galardón que recibió de manos de María del Mar Blanco, hermana del concejal de Ermua asesinado por ETA el 11 de julio de 1997, Miguel Ángel Blanco. La presidenta de la Fundación Miguel Ángel Blanco recordó el asesinato de su hermano, del que ayer se cumplieron once años y afirmó que con la movilización ciudadana «no pudimos salvar su vida, pero salvamos nuestra dignidad como seres humanos y como sociedad».

Distancia moral

La entrega de los premios se celebró en la Real Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, cuya presidenta, Esperanza Aguirre, describió a Villa y a su madre como «entrañables mujeres, que encarnan la infinita distancia moral que separa a los terroristas de las víctimas». El acto coincidió con la inauguración de la muestra fotográfica «En pie de foto», organizada por la Fundación Miguel Ángel Blanco y que estará abierta hasta el 12 de agosto.