Aitor Bores, que pasa a tercer grado, ha pedido perdón a las víctimas y rechazado a ETA
Aitor Bores, que pasa a tercer grado, ha pedido perdón a las víctimas y rechazado a ETA - Efe

Interior traslada a Asturias a un preso etarra y concede el tercer grado a otro ya arrepentido

El primero cumple 25 años por terrorismo y el segundo, condenado a 30, está colaborando con la Justicia

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Instituciones Penitenciarias ha dado luz verde al traslado desde la cárcel de La Coruña a la de Asturias del etarra Jesús María Gómez Ezquerro, que cumple una condena de 25 años por terrorismo, atentados y colaboración con banda armada, y acordado la progresión al tercer grado de Aitor Bores Gutiérrez, sentenciado a 30 años y que en su día se acogió a la llamada «Vía Nanclares».

Exquerro se convierte en el cuarto preso de ETA en ser acercado al País Vasco desde que Pedro Sánchez es presidente del Gobierno. Ingresó en ptisión el 5 de enero de 2001 y cumplirá las tres cuartas partes de la condena el próximo abril. Entre otros, fue considerado culpable de un delito de terrorismo por colocar una bomba en una oficina de Mapfre en Villava (Pamplona).

Bores Gutiérrez fue un miembro liberado del «comando Araba» de ETA y fue condenado por cinco delitos de terrorismo en relación con la colocación de dos artefactos explosivos en la residencia militar de Araca, en Vitoria, en 1997

Este etarra cumplió las tres cuartas partes de la condena en mayo de 2013, según señala Prisiones, que recuerda que el interno se ha desvinculado de ETA y ha rechazado la actividad delictiva, ha pedido perdón a las víctimas, paga la responsabilidad civil y colabora con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para el esclarecimiento de delitos.

Anteriores acercamientos

El 19 de septiembre se supo que Kepa Arronategui Azurmendi, condenado a 158 años por –entre otros– intentar atentar contra el Rey durante la inauguración del Museo Guggenheim en 1997 y Marta Igarriz Iceta, miembro del comando Donosti sentenciada a 15 años de cárcel, eran los dos primeros etarra sen ser llevados a prisiones cercanas al País Vasco por orden del titular del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El 10 de octubre daba a conocer también el traslado de la prisión de Castellón II a la de Logroño de otro terrorista, Jagoba Codo Callejo, condenado a 22 años por depósito de armas y pertenencia a banda armada.