Imagen del despliegue en Las Ramblas el día 24
Imagen del despliegue en Las Ramblas el día 24 - Ines Baucells

Interior se desmarca de la alerta de EE.UU. y pide confiar en la «extrema» profesionalidad policial

La lucha antiterrorista trabaja en pleno, recuerdan, frente al alarmismo de Washington

Madrid / BarcelonaActualizado:

El Ministerio del Interior que dirige Fernando Grande-Marlaska recuerda que «el trabajo policial es continuo» en estas fechas, subraya que se desarrolla con una «profesionalidad extrema» y que todos los agentes de la lucha antiterrorista –incluidas las policías autonómicas como los Mossos o la Ertzaintza– o los servicios de Inteligencia operan en coordinación para prevenir cualquier incidente. Pero este dispositivo de seguridad ya estaba reforzado desde el 13 de diciembre, subraya el departamento, y no a raíz de la alerta lanzada el día 23 de diciembre por la tarde por Washington en relación a un posible atentado en Barcelona, un mensaje con el que Interior no quiso tener nada que ver –«ningún comentario que hacer» fue su reacción inmediata– y respecto al que sigue tomando distancia.

«Estamos en un nivel de alerta 4 reforzado y, además, el 13 de diciembre, la Mesa de Valoración Antiterrorista decidió en su reunión semanal, como normalmente se hace en estas fiestas, añadir el plan de especial vigilancia en zonas de gran afluencia de gente», indican al ser preguntados por la gestión que están haciendo de la advertencia norteamericana. Sobre las informaciones que apuntan a que los Mossos buscan tras ese aviso a un sospechoso concreto – un conductor de autobuses marroquí– la consigna es no alimentar el pánico. «No podemos decir nada», zanjan.

El aviso antes el 17-A

La comunicación lanzada por el Departamento de Estado de EE.UU. a través de redes sociales, en la que instaba a extremar la precaución en localizaciones tan precisas como La Rambla de Barcelona, además de centros de transporte y otras zonas públicas de la Ciudad Condal, no ha sido muy bien entendida en España.

En principio, fuentes oficiales sugieren que ese tipo de avisos responde a la estrategia prevista dentro del Sistema Nacional de Avisos sobre Terrorismo (National Terrorism Advisory System o NTAS en sus siglas en inglés) activado por Washington en 2011 para comunicar a sus ciudadanos información sobre amenazas no solo dentro del territorio norteamericano, sino también «para los ciudadanos estadounidenses que viven o viajan a países extranjeros». En este sentido, otras fuentes consultadas, esta vez del ámbito policial, explican que no es infrecuente que este sistema emita estos mensajes que aluden a una región, infraestructuras o transportes supuestamente amenazados e incluyen recomendaciones.

Inevitablemente, el escrito ha recordado al que EE.UU. dirigió en mayo de 2017 para avisar a España de «ataques terroristas contra emplazamientos turísticos muy concurridos en Barcelona, específicamente La Rambla». Tres meses después, se produciría un atentado en esa exacta localización y en Cambrils, que en conjunto dejaron 16 muertos.

El conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, Miquel Buch, restó importancia a la amenaza terrorista llegada de EE.UU y dijo que «es una más de las que tenemos». Los Mossos mantienen el protocolo de alerta reforzado desde el 23 de diciembre, tras la comunicación norteamericana, así como la búsqueda del posible yihadista de nacionalidad marroquí.

No hay novedad respecto a la situación de inicio de semana y los agentes de la Policía autonómica siguen con la idea de que, en cualquier momento de esta Navidad, se podría activar la operación Jaula, operativo utilizado durante los atentados del 17-A de 2017. Por otro lado, los Mossos d’Esquadra cuentan con la colaboración de la Guardia Urbana de la capital catalana, que están a disposición de lo que los Mossos establezcan en materia antiterrorista.