Un niño checheno juega delante de un carro del Ejército ruso ABC

TVE instala su «Noche temática» en el frente de guerra

«Si no fuera por ellos, no conoceríamos la auténtica tragedia que se esconde detrás de todas las guerras». Con estas palabras se refieren los responsables de la «Noche temática» a los reporteros desplazados a los conflictos bélicos, protagonistas de un programa que explora el mundo del periodismo de trinchera.

ABC
Actualizado:

MADRID. «El trabajo de estos profesionales, testigos de la barbarie, está rodeado de un halo de romanticismo que poco tiene que ver con la realidad», señalan los productores de la «Noche temática», cuyo espacio ilustra hoy el pase de la película «Bajo el fuego», ambientada en la Nicaragua del general Somoza y protagonizada por un grupo de reporteros que se introducen en el enfrentamiento entre las tropas gubernamentales y sandinistas.

Historias de una guerra

El primer documental del espacio es «Érase una vez Chechenia», trabajo francés que recoge los dramáticos testimonios de cinco periodistas que cubrieron las dos guerras de Chechenia entre 1994 y 2000. Corresponsales y enviados especiales de la BBC, «Le Monde» y la agencia VU y dos periodistas locales cuentan en este reportaje sus experiencias. «Son testimonios estremecedores que permiten comprender toda la incongruencia y la crueldad de un enfrentamiento incomprensible y absurdo, cuyas principales víctimas son los civiles», añaden las fuentes del programa.

El reportaje realiza un breve repaso histórico de la reciente historia de este pequeño país del Cáucaso, siempre en el punto de mira de las autoridades soviéticas y rusas. «Ya en 1944, el poder estalinista provocó la primera deportación del pueblo checheno... Durante mucho tiempo pensaron que los habitantes de este territorio eran bestias salvajes contra los que había que luchar para echarlos y, de paso, erradicar la religión musulmana», añaden los responsables de la «Noche temática».

El programa se cierra con el pase de «Francisco Boix, un fotógrafo en el infierno», producción española dirigida por Llorenç Soler que recorre la peripecia personal de Francisco Roig, el único testigo español en el juicio de Nuremberg, que condenó a los cabecillas del régimen nazi del Tercer Reich.

Fotos contra la barbarie

Narrado por el actor José Sacristán, el documental reconstruye la vida de este joven fotógrafo, quien, tras la Guerra Civil española, estuvo internado en el campo de exterminio de Mauthausen, desde 1941 hasta 1945. Boix aprovechó sus conocimientos profesionales «para asegurar su propia supervivencia y denunciar la barbarie de aquel lugar y de aquellos días», añaden los productores del programa.

Prueba de cargo

Los testimonios de otros deportados, compañeros de Boix, que sobrevivieron al horror nazi, cuentan cómo lograron sacar los negativos fotográficos del campo de exterminio y esconderlos hasta el fin de la guerra. Los entrevistados también explican cómo, gracias a su mediación, se salvaron algunas vidas de prisioneros del campo. «Las fotografía de Francisco Boix desvelan toda la tragedia de aquellos años y el valor de un joven fotógrafo, que, con apenas veinticinco años, fue capaz de retratar no sólo la crueldad, sino todos los acontecimientos y los rostros de quienes cometieron el genocidio», siguen las mismas fuentes.

Francisco Boix, protagonista de «Un fotógrafo en el infierno» murió joven, a los treinta años, «solo y en la cama de hospital de París, sin poder superar las secuelas de la operación a la que fue sometido».