Inmigrantes ocultos en colchones: un nuevo y desesperado intento en la frontera de Melilla

Dos jóvenes subsharianos son interceptados por la Guardia Civil en la ciudad autónoma

Actualizado:

España ha recibido en 2018 a más migrantes en patera que en los últimos 8 años juntos, y al menos 769 han muerto intentando llegar. Por ruta terrestre hacia España --que contabiliza las llegadas a través del salto del vallado de Ceuta y Melilla pero también en los dobles fondos de vehículos y otras fórmulas--- ha experimentado un aumento del 8,5% en 2018. Según el Ministerio de Interior, han entrado 6.505 personas por esta vía, mientras que el año pasado a fecha 16 de diciembre lo hicieron 5.995 personas.

Se han producido al menos 4.500 entradas terrestres por Melilla, lo que supone un aumento de alrededor del 15% con respecto al año pasado; mientras las realizadas a través de Ceuta han disminuido entorno al 5%, al contabilizarse entorno a 1.900.

Pero la entrada de menores extranjeros no acompañados (MENA) por Melilla del país vecino es otro grave problema a solucionar.Este domingo, el consejero de Bienestar Social de Melilla, Daniel Ventura (PP), ha asegurado este domingo que en solo una semana se han producido 42 ingresos de menores extranjeros no acompañados (MENA) en el Centro de Acogida de «La Purísima», de los cuales 21 son reingresos, 14 menores nuevos y siete con tarjeta de identidad marroquí. Por ello, ha solicitado a la delegada del Gobierno en Melilla, Sabrina Moh (PSOE), que tome medidas para evitar la llegada de «inmigrantes precoces» al tratarse de menores que rondan los 18 años, entre 16 y 17 años, y que, según insiste, no son niños desamparados, sino que son jóvenes que buscan documentarse y dar el salto a la península.

La Guardia Civil se enfrenta día a día en la frontera de Melilla con numerosos casos de jóvenes que, de una manera u otra, intentan ingeniárselas para cruzar la frontera sin ser pillados. El último ejemplo que se ha hecho viral es el que ha difundido Jon Inarritu, senador de EH Bildu:

En el vídeo se aprecia cómo dos subsharianos son interceptados por la Guardia Civil en la frontera de Melilla este domingo. Ambos, intentaban entrar en la ciudad autónoma ocultándose en el interior de dos colchones atados en el techo de un vehículo. Mientras, el conductor consiguió huir a la carrera hacia el reino alauí.

Nuevo «modus operandi»

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla han informado a Efe de que los hechos han ocurrido en el paso fronterizo de Farhana, el segundo en importancia de los cuatro que conectan la ciudad autónoma con Marruecos.

Una furgoneta blanca pretendía acceder a Melilla con dos colchones cargados en el techo, envueltos con plástico y unidos entre sí, en cuyo interior la Guardia Civil ha localizado a dos inmigrantes de origen subsahariano que se encontraban en buen estado y no han requerido asistencia sanitaria.

El conductor ha logrado abandonar el vehículo y huir hacia Marruecos antes de que pudiera ser detenido.

Los guardias civiles que estaban de servicio en la frontera se ayudan de un cuchillo para rajar el plástico y la tela que recubrían los colchones para que pudieran salir los dos jóvenes subsaharianos, escondidos en un hueco interior.

El uso de colchones para esconder inmigrantes podría ser un nuevo «modus operandi» de las mafias que trafican con inmigrantes, ya que hasta el momento no se habían dado a conocer casos de este tipo en la frontera de Melilla.