Cae una red de inmigración que trasladaba a los «sin papeles» en contenedores

Hay 14 detenidos y las víctimas, de Pakistán, India o Nepal llegaban a pagar por el viaje hasta 10.000 euros

MADRID Actualizado:

La Policía y la Guardia Civil han desmantelado una red de inmigración ilegal que utilizaba contenedores de mercancías y cajas de camiones para algunas de las etapas del viaje. En la operación conjunta han sido detenidas catorce personas. Sus víctimas eran ciudadanos de Pakistán, India o Nepal que, en algunas ocasiones, llegaron a pagar diez mil euros por el peligroso viaje. Pero además de a esta actividad, el grupo criminal también se dedicaba a organizar matrimonios ficticios, empadronamientos fraudulentos y contratos laborales falsos.

La investigación comenzó después de que en octubre pasado las Fuerzas de Seguridad detectaran en la localidad ilerdense de Les una furgoneta en la que viajaban nueve personas. Las pesquisas posteriores permitieron averiguar que dos de estos individuos habían recogido al resto, todos ellos inmigrantes irregulares, en un punto del sur de Francia. Su destino final era la capital de la provincia y Barcelona.

Los interrogatorios desvelaron que los inmigrantes habían hecho el viaje de forma voluntaria y pagado importantes sumas de dinero a la red de inmigración, en algún caso hasta diez mil euros. Pero además el testimonio puso de manifiesto las terribles condiciones en las que esas personas habían hecho ese periplo hasta nuestro país desde Pakistán, India y Nepal. Así, según explicaron, hicieron varias etapas por tierra y por mar, en alguno de los casos ocultos en contenedores de mercancías, embarcados en cargueros y en cajas de camiones TIR. En cada punto contaban con personas de contacto facilitadas por la organización que les daban las instrucciones precisas para continuar su periplo.

La tragedia de Dover

Hay que recordar en este punto que en junio de 2006 58 inmigrantes chinos murieron asfixiados en la caja de un camión en el puerto británico de Dóver. Las víctimas, cuyo destino era el Reino Unido, habían sido introducidas allí en Bélgica por una red de inmigración ilegal. Solo hubo dos supervivientes, que relataron que se produjo un fallo en el sistema de refrigeración del vehículo y que sus compañeros perdieron la vida al intentar salir como fuera de aquella trampa mortal. Cuarenta y ocho horas después de la tragedia se produjeron las primeras detenciones por un vehículo que conmocionó a la opinión pública.

Con la abundante información obtenida, los encargados del caso centraron su trabajo sobre los principales responsables de la trama, que fueron sometidos a seguimientos. Además, se comprobó que la red criminal no solo se dedicaba a traficar con personas, en su mayor parte paquistaníes, sino a otras actividades delictivas como organizar matrimonios de conveniencia, traficar con pasaportes o visados falsificados de la Unión Europea, empadronamientos fraudulentos o a elaborar falsos contratos laborales a inmigrantes en los sectores de la hostelería, la agricultura o la construcción.

Incluso, alguno de los 14 detenidos crearon empresas con documentación falsa y siin actividad alguna para poder realizar contratos de trabajo y solicitar permisos de residencia o prestaciones por desempleo a extranjeros. Además, varios de los implicados recibían prestaciones de la Seguridad Social sin haber trabajado nunca en España, y otros recibían subsidios por desempleo mientras residían en otros países.

Con todos estos datos la Policía y la Guardia Civil montaron un dispositivo conjunto que ha permitido la detención de los principales responsables de la red criminal. Además, en la operación se registraron siete domicilios y una empresa. En algunas de las viviendas, auténticos "pisos-patera", fueron localizados inmigrantes asiáticos traídos desde Inglaterra solo unas semanas antes. De forma paralela, en la Estación de Autobuses de San Sebastián fueron localizados diez inmigrantes irregulares que acababan de cruzar la frontera de Irún con la ayuda de la organización.