Ingresan en un centro dos de los presuntos violadores de la niña de Isla Cristina

EP | MADRID
Actualizado:

El juez instructor del caso de agresión sexual que sufrió la pasada madrugada del sábado una niña de 13 años de edad, con una deficiencia psíquica, presuntamente por parte de siete menores en una playa de la localidad de Isla Cristina (Huelva) ha decretado, tras varias horas de declaración de tres de los presuntos culpables, el internamiento para dos de ellos en un centro de menores, así como la libertad vigilada para el tercero.

Según explicaron fuentes cercanas al caso, dos de ellos ingresarán en las próximas horas a un centro de menores cercano a la provincia de Huelva por un delito de agresión sexual y el otro ha quedado en libertad vigilada.

Así, de los cinco imputables, ya que los otros dos, menores de 13 años, se encuentran en su domicilio porque no se les puede imputar, dos están internos en un centro de menores, otros dos pasarán en las próximas horas y otro más se encuentra en libertad vigilada.

Por su parte, la madre de la víctima ha apuntado que su hija "fue obligada, amenazada y arrastrada hacia la playa", al tiempo que ha dejado claro que "le han destrozado la vida y que los hechos estaban pensados, ya que dos de ellos permanecieron escondidos, por lo que todos son cómplices y todos deberían ser juzgados".

En este sentido, ha señalado que a la menor "le costó mucho trabajo" confesar los hechos ya que ésta "estaba amenazada" por los presuntos culpables de la agresión. Del mismo modo, ha afirmado que su hija en la actualidad "se encuentra como ida, en otro mundo, no duerme y es un zombi".

Por su parte, la Guardia Civil de Huelva ha descartado nuevas detenciones relacionadas con la citada agresión sexual. Los hechos se produjeron coincidiendo con las fiestas del Carmen que celebra el municipio. Ante ello, la madre de la niña puso la denuncia el pasado sábado por la tarde en el cuartel de Isla Cristina y, de inmediato, la menor fue traslada al hospital Infanta Elena de Huelva donde se le realizó un examen medico, que confirmó las agresiones.