Impunidad en Berriozar

Impunidad en Berriozar

ALBERTO LARDIÉS | PAMPLONA
Actualizado:

La impunidad proetarra en Berriozar es palpable. No sólo por el chupinazo, ni siquiera por el siniestro brindis: además, en estos días de fiesta se multiplican los carteles y símbolos en los que se recuerda y enaltece a los etarras. Y todo gracias a la complicidad y permisividad del alcalde, Xabier Lasa, de Nafarroa Bai, quien no hace nada para impedir estas infamias. Una moción de censura serviría para cambiar las cosas, pero Izquierda Unida se niega en rotundo.

En las fiestas, a los habituales símbolos contra la dispersión de presos se han sumado retratos que enaltecen a varios terroristas de la localidad que se encuentran encarcelados. Sea en pegatinas, camisetas o carteles, los «homenajeados» son el líder de Batasuna,Pernando Barrena, y los terroristas Mikel Ayensa, Ibai Ayensa y David Cebrián, quien por cierto es hermano de la concejal de ANV en la localidad. El evidente agravio para las víctimas del terrorismo deriva en un escarnio atroz si se tiene en cuenta que algunos de los retratados, como los hermanos Ayensa, son los asesinos de Francisco Casanova, vecino de Berriozar asesinado en 2000 en la puerta de su casa.

Precisamente los familiares y amigos de los presos son quienes acudieron, junto a los ediles de ANV, al brindis proetarra mencionado. Bajo el paraguas de la «actividad cultural», la sociedad «Zulo Alai Elkartea», del entorno batasuno, organiza cada año este brindis. El portavoz de UPN en el Ayuntamiento, Sergio Sayas, denunció esta práctica recientemente, a lo que la sociedad respondió con un comunicado en el que reivindicó su carácter cultural.

Llueve sobre mojado en esta pequeña localidad. Se aprovecha cualquier celebración para enviar apoyo a los etarras y ensalzar sus figuras. Como ABC destapó en ambos casos, en marzo de este año la «korrika» -marcha cultural a favor del euskera- sirvió para que los proetarras portasen retratos de los citados terroristas. Y un concierto celebrado en el polideportivo local, también en esas fechas, derivó en homenaje a la banda asesina cuando varios jóvenes subieron al escenario con esos mismos retratos.

Según las fuentes consultadas por ABC, este año los miembros del entorno proetarra han agudizado el ingenio a sabiendas de que existe vigilancia de los Cuerpos de Seguridad. Así, por ejemplo, se ha celebrado una marcha por las calles en la que sólo portaban ikurriñas y no fotos de presos, aunque los homenajeados en el acto fuesen los etarras. Igualmente, un par de casetas festivas o «txoznas» ya no expresan públicamente su apoyo a los terroristas. Pasos adelante, pero no suficientes, como se puede ver con darse un paseo por la localidad.

La negativa de IU

En Berriozar existe un palpable enconamiento político entre los partidos nacionalistas y los constitucionalistas. Por un lado están los proetarras de ANV (3 ediles) y los «moderados» de la coalición Nafarroa Bai (3). Enfrente están UPN (3), PSN (2) y CDN (1). Es decir, seis frente a seis. Rompe ese equilibrio Izquierda Unida (1), que tras las elecciones locales de 2007 decidió auspiciar que NaBai, como fuerza más votada, ocupase la alcaldía de la mano de los proetarras de ANV. Por tanto, la llave del cambio en esta legislatura la tiene IU, que se niega a una moción de censura, alegando que su política es aislar a los «dos extremos: ANV y UPN». Una equiparación bochornosa.