La ilegalizada ANV no podrá lanzar el chupinazo de las fiestas de Berriozar

ÉRIKA MONTAÑÉS | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Todas las miradas se han dirigido en los últimos días hacia Laura Jiménez Díaz, la única edil con la que cuenta Izquierda Unida de Navarra en Berriozar, un municipio de cerca de 9.000 habitantes situado a seis kilómetros al noroeste de Pamplona. Su voto era decisivo para forzar al alcalde, Xabier Lasa (Nafarroa Bai), a echarse atrás en su decisión de conceder a ANV el lanzamiento del chupinazo de inicio de las fiestas, que se producirá el próximo 26 de agosto. Si, por el contrario, decidía apoyar a NaBai -como ha hecho en anteriores iniciativas-, entonces los tres concejales de un grupo ilegalizado serían los encargados de dar el pistoletazo de salida a los festejos patronales. Sin embargo, Jiménez confirmó a ABC que no apoyará esta vez al regidor, cuya decisión tacha de «precipitada e inadecuada» y «no favorece en absoluto a la normalización de la vida social y política en Berriozar».

El alcalde anunció que este año cedía el chupinazo al tercer grupo mayoritario en el Ayuntamiento -ANV- aferrándose al argumento de que cada año debe ser un partido con representación política el que lo haga, como ya ocurrió el pasado año, cuando lo lanzaron los ediles regionalistas de UPN. Pero esta consigna es errónea, a juicio de la concejal de Izquierda Unida de Navarra (IUN), ya que su iniciativa sólo va a contribuir a «enrarecer el ambiente» y -dice- «desde IUN pensamos que deben ser personas importantes de la localidad, o pertenecientes a colectivos sociales relevantes los que lancen el chupinazo inicial» de las fiestas.

Respecto a si su grupo teme que en Berriozar se produzcan episodios como el vivido el martes en Vitoria, cuando en la abarrotada Plaza de la Virgen Blanca con motivo de la tradicional bajada del Celedón desde la torre de San Miguel, un grupo de jóvenes aprovechó la celebración para hacer exaltación de ETA y los presos de la banda asesina. «Hay que sacar la crispación política de los actos festivos y conseguir que estos sean participados por el conjunto de la ciudadanía», afirmó Laura Jiménez, que señala que la asamblea local de su partido adoptó esta decisión el martes.

Rompe el desempate

El anuncio cogió por sorpresa a los otros grupos presentes en el Consistorio de Berriozar, puesto que tanto UPN, PSN y CDN -que suman seis concejales, los mismos que entre la gobernante NaBai y ANV- habían pronosticado que IUN optaría por alinearse con las tesis del alcalde. El pasado lunes, el portavoz de UPN en el Ayuntamiento berriozartarra, Sergio Sayas, indicó que IUN «apuesta por la equidistancia», pero instó a la concejal a no apoyar al regidor, ya que «no se puede tener equidistancia entre demócratas y terroristas».

«Hemos apoyado en algunas mociones a NaBai, pero en otras no. Somos fieles a nuestro programa y a las ideas de filiación de nuestros votantes», replicó ayer a este periódico la concejal Jiménez Díaz.

Con el apoyo de IUN, los grupos en la oposición forzarán a que en las próximas dos semanas se celebre un pleno extraordinario para debatir la moción contra la decisión de Xabier Lasa, que hizo pública el viernes pasado, cuando toda España condenaba los atentados de ETA en Burgos y Mallorca. En el ánimo de la oposición está conseguir revocar la intención de NaBai de «quitarse la careta» en las fiestas municipales. «Los demócratas no vamos a participar en unas fiestas a las que dan comienzo quienes creen en las armas y en la imposición de sus ideas», en palabras de Sayas.

Trágico aniversario

Más gráfico fue el portavoz socialista en Berriozar, Antonio Navidad, quien agregó que un chupinazo protagonizado por ANV sería una «vergüenza para el buen nombre» de un pueblo que fue «un ejemplo democrático con el asesinato de Francisco Casanova». Se da la circunstancia de que, en plena tormenta por el chupinazo festivo, se cumplirán nueve años del cruel atentado contra el teniente Casanova, que fue tiroteado por un etarra cuando se disponía a aparcar su coche en el garaje de su domicilio sito en la calle Askatasuna de Berriozar. Tenía 46 años, estaba casado y tenía dos hijos.

Mientras, el alcalde de Berriozar, Xabier Lasa, de Nafarroa Bai aseguró ayer que la moción de UPN, PSN y CDN para que revoque su decisión de ceder este año a ANV el lanzamiento del chupinazo en la localidad tiene un afán «propagandístico» y señaló que todavía no ha decidido cómo actuará si se aprueba esta iniciativa.