Iglesias afianza su liderazgo con Montero y Mayoral ganando posiciones en la cúpula de Podemos

Mientras Errejón evita las apariciones públicas tras el cese del secretario de Organización, Sergio Pascual

MadridActualizado:

Pablo Iglesias se reúne hoy con los secretarios generales y de Organización de las diferentes Comunidades autónomas. Un encuentro en el que la secretaría General de Podemos asumirá con carácter interino las tareas de la secretaría de Organización tras el cese fulminante de Sergio Pascual. Iglesias asumirá estas funciones al menos hasta que el próximo Consejo Ciudadano, previsto para el fin de semana del 2 de abril, elija a un sustituto. Este nombramiento será a propuesta de Iglesias, que reservará el puesto para una persona de su estrecha confianza.

Los 70 componentes del órgano votarán entonces el nombramiento propuesto por Iglesias, que tiene capacidad total para nombrar y destituir a las personas que forman parte de la Ejecutiva. Solo hay una condición y es que estas personas sean miembros del Consejo Ciudadano, que es elegido con el voto de los militantes. Una de las personas con más papeletas es Rafael Mayoral, actual secretario de relaciones con la sociedad civil y amigo personal de Iglesias desde hace muchos años.

Mayoral junto a Irene Montero, portavoz adjunta en el Congreso, asumen ahora un rol destacadísimo como las dos personas más cercanas al líder del partido. Ya gozaban de gran protagonismo, pero el distanciamiento de Errejón y el cese de Pascual les eleva automáticamente a una posición superior. Durante los últimos dos días han sido las personas encargadas de recorrer los medios de comunicación defendiendo la decisión de Iglesias y la necesidad de ella para «corregir» las crisis territoriales del partido, con epicentro en Madrid.

La reflexión del número dos

Íñigo Errejón lleva sin realizar ninguna intervención pública desde el pleno del pasado martes, escasas horas antes del cese de Pascual, su principal colaborador y la persona junto a la que controlaba la estructura territorial del partido. Personas de su confianza aseguraban ayer a ABC que «está tranquilo» y «reflexionando sobre lo que hace falta para alcanzar un Gobierno a la valenciana», en una forma de asegurar que no existe posibilidad de facilitar un Gobierno del PSOE y Ciudadanos.

El número dos del partido sale del foco para evitar generar más tensión. Una reflexión que es incompatible con «pasearse por los medios como hicieron y hacen otros por responsabilidad con el proyecto y con la gente», aseguran. El principal estratega del partido da así un paso atrás al menos en sus apariciones públicas para evitar una mayor confrontación. Aunque precisamente su ausencia visibiliza la división.

Las personas de su confianza evitan «por responsabilidad» ahondar en los problemas del partido, pero sí reconocen que «es evidente que hay diferencias» y dejan claro que el cese de Pascual les ha generado gran pesar. Plantean que es «difícil» justificar una decisión «en un momento como este» por problemas regionales. Argumentan que Podemos ha tenido «de forma casi permanente problemas en las direcciones autonómicas por el modelo organizativo y la construcción acelerada en un ciclo electoral».

La opinión de los errejonistas es que el cese de Pascual ha sido una forma de Iglesias de blindar su poder interno protegiendo a Luis Alegre, líder regional en Madrid, después de que un tercio de la Ejecutiva haya dimitido por desavenencias con su gestión. «¿Quién tiene la responsabilidad en Madrid? Solamente hay que ver la capacidad de iniciativa de Luis los últimos meses».