Entrevista

El historiador Johan Norberg ensalza la «apertura intelectual» de Casado: «Es lo que necesita España»

Cree que el auge de Vox responde a un fenómeno global, pero avisa: «No es el camino para cambiar el mundo en la dirección que queremos»

MadridActualizado:

Con un discurso en inglés y la intención de poner sobre la mesa las ideas recogidas en su libro «Progreso: diez razones para mirar al futuro con optimismo», el escritor e historiador sueco Johan Norberg (Estocolmo, 1973) cerró el bloque de la mañana vivida ayer en la Convención Nacional del PP. El «bestseller» apuesta por impulsar el liberalismo económico y derrotar todas las barreras y fronteras que aún hoy existen contra el libre mercado. Después de comer, encontró un hueco en su agenda para atender al diario ABC y repasar en una pincelada la situación de la política española.

-El presidente del PP, Pablo Casado, afirmó recientemente que el último libro que había leído era el suyo y aplaudió sus análisis. ¿Le devuelve el halago? ¿Es Pablo Casado el centroderecha español?

-Lo primero que tengo que decir es que no soy un experto en política española. No la sigo increíblemente de cerca, pero lo que puedo decir desde mi perspectiva es que estoy muy contento con esta Convención, porque es una Convención muy inconvencional. No hay eslóganes, campañas... Es una oportunidad de abordar ideas seriamente, y creo que Pablo Casdo es una persona intelectualmente muy abierta y está interesado en poner ideas sobre la mesa. Creo que eso es lo que Europa necesita ahora mismo, lo que España necesita ahora mismo. Creo que el mundo está muy desorientado hoy en día.

-Usted dice que existen razones para ser optimistas, ¿pueden los españoles ser optimistas con el desarrollo con gobiernos como el de Pedro Sánchez?

-Es una buena pregunta. Tienes que separar dos cuestiones: qué pasa con el desarrollo global y qué pasa con el desarrollo específico en ciertos lugares y momentos concretos. Yo no diría que este Gobierno parezca muy dispuesto a abrir vías de progreso.

-¿A qué cree que responde el auge de Vox en los últimos meses? ¿Es positiva una fragmentación del voto?

-Creo que es algo que hemos visto en otros países europeos recientemente. Creo que es una reacción que responde a cómo se siente la gente. La gente está asustada en todo el mundo ahora mismo porque ya no es tan fácil de comprender el propio mundo como antes. Veo una reacción de gente que quiere respuestas fáciles; eso representan y entiendo por qué la gente se siente así, pero no es el camino para cambiar el mundo en la dirección que queremos.

-Hoy en su intervención ha hecho especial énfasis en el combate de la pobreza, ¿qué medidas debe impulsar la Unión Europea para paliarla, no solo en Europa, sino a nivel mundial?

-Si hay pobreza, significa que falla algo. Hace falta apertura de miras para conseguir nuevas ideas, conocimiento, tecnología de otros lugares... Creo que la respuesta para la Unión Europea es trabajar duro en las libertades y en tener una Europa abierta al mundo con tratados, comunicación e intercambio de ideas. Es el único camino para lograr que se impongan las mejores ideas, vengan de donde vengan. Los mejores modelos de negocio y las mejores tecnologías están por todas partes y mejoran a las personas con independencia de su origen.