«Un himno nacional, por definición, siempre debe tener letra y música»

J.B.MADRID. División de opiniones sobre la letra desvelada ayer por ABC y la conveniencia de dotar de un texto al himno nacional. El compositor Antón García Abril deja claro que un himno ha de tener

Actualizado:

J.B.

MADRID. División de opiniones sobre la letra desvelada ayer por ABC y la conveniencia de dotar de un texto al himno nacional. El compositor Antón García Abril deja claro que un himno ha de tener, por definición, texto y música, y que por tanto el himno nacional está cojo sin letra. Pero es consciente de que «escribir un himno el pleno siglo XXI es algo muy difícil, porque es algo propio del pasado». Y concluye que, de todos modos, «los himnos no se cantan por decreto».

El pintor Rafael Canogar también cree que era necesario ponerle letra al Himno, y da su aprobación a lo que decida el Jurado propuesto por la SGAE y el COE, «porque son personas de gran capacidad». El historiador Ricardo García Cárcel recuerda que «la tarea de componer una letra para la música del himno es una vieja e histórica asignatura pendiente»; compadece al jurado y añade que «es un reto imposible consensuar una letra que al mismo tiempo no tenga tópicos -y esta letra los tiene-, porque los tópicos son la inevitable derivación de la necesidad del consenso, para que los españoles de derecha e izquierda se identifiquen con esa letra».

El académico de la Española Valentín García Yebra no está satisfecho con la letra: «No pasa de discreta, pero yo desearía para el himno nacional algo de tono más elevado. Me gustaría una cosa más literaria y solemne». Otro académico, Gregorio Salvador, añade que el texto, literariamente, «es una cosa muy pobre», pero hay que tener en cuenta su sentido y su utilidad, y quizás «acabe entusiasmando».

El director cinematográfico Manuel Gutiérrez Aragón dice que los himnos nacionales son cosa de otros tiempos. Esta letra no es ni mejor ni peor que otras, pero ha nacido tarde. No tiene el mismo sentido que una carga de caballería».

El músico Nacho Cano cree que el problema viene de la música, que «no tiene emoción ni refleja musicalmente nuestra esencia», mientras que el torero Antonio Chenel, «Antoñete», se muestra satisfecho con la letra, «porque refleja los sentimientos de los españoles».