La herencia de los linces, a paso de burro

POR J. CEJUDOSEVILLA. «Ojalá fueran tres millones de euros para cada uno; pero no. Los albaceas han dicho que será aproximadamente un millón, que se meterá en el banco para utilizar anualmente los

Actualizado:

POR J. CEJUDO

SEVILLA. «Ojalá fueran tres millones de euros para cada uno; pero no. Los albaceas han dicho que será aproximadamente un millón, que se meterá en el banco para utilizar anualmente los intereses, alrededor de 50.000 euros, y para ello habrá que esperar todavía dos años».

Pascual Rovira, presidente de la Asociación para la Defensa del Borrico (ADEBO), con sede en Rute (Córdoba), precisa de esta forma, en declaraciones a ABC, informaciones que han aparecido en los últimos días sobre el testamento de una mujer fallecida en Canarias, donde se indica que parte de su herencia se destine al plan de conservación del lince ibérico en Doñana, dependiente de la Junta de Andalucía; la Asociación para la Defensa del Borrico y la Asociación de Amigos de los Animales, radicada en Madrid.

Rovira trazó el perfil biográfico de la mujer, C.V.L.C., que falleció a la edad de 60 años. Controladora de vuelos, hija de un diplomático y emparentada con un alto cargo de la Casa Real, y naturalmente amante de los animales y muy generosa.

De hecho, señaló Pascual Rovira, ha decidido que los enseres de sus casas, tanto la de Canarias como la de Madrid, se entreguen «al asilo más próximo».

Burocracia

El presidente de la Asociación para la Defensa del Borrico no cree que el dinero llegará a los beneficiarios tan pronto como él quisiera, y presume que los trámites burocráticos serán lentos.

Al parecer, lo que le han trasladado los albaceas -un despacho de abogados de Las Palmas- es que los bienes inmuebles de esta mujer, principalmente un apartamento en el barrio de Salamanca de Madrid y una casa en Telde (Gran Canaria), tendrán que venderse en subasta pública.

Y será de ese dinero de donde saldrán los tres millones a repartir a partes iguales.

Existe, sin embargo, un detalles que a Pascual Rovira le parece una gran idea. En realidad, el millón de euros tendrá que ingresarse en un entidad bancaria, y sólo podrán utilizarse cada año los intereses, entorno a los 50.000 euros. «Eso es mejor que si te regalan una finca», enfatizó.

Mientras la Asociación Nacional de Amigos de los Animales (ANAA) y la de Defensa del Borrico son privadas, el programa para la conservación del lince ibérico tiene el respaldo de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta y en el caso del Plan de Cría en Cautividad cuenta con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente.

Fundada como respuesta al elevado número de animales abandonados y maltratados, la Asociación Nacional de Amigos de los Animales es una ONG de gran prestigio.

Desarrolla acciones para concienciar a la población de la gravedad de los abandonos y de la responsabilidad que implica un animal de compañía. Atiende además consultas relacionadas con el mundo animal: comportamiento, enfermedades, denuncias, perreras y albergues... Imparte charlas en colegios, visitas de estudiantes al Centro de Adopción y mesas informativas en exposiciones. Es miembro del Consejo de Protección y Bienestar Animal de la Comunidad de Madrid. El programa para la conservación de los linces tiene en el Espacio Natural de Doñana su principal punto de referencia, si bien las principales poblaciones de este felino en peligro de extinción se encuentran en Sierra Morena.

Proyecto Life

Es uno de los proyectos mimados por la Junta de Andalucía, que ha conseguido asimismo aportaciones importantes de la Unión Europea a través de los proyectos Life. En cuanto a la Asociación de Defensa del Borrico, su presidente, Pascual Rovira, afirma que funciona desde hace veinte años y en la actualidad acoge a unos cincuenta asnos, aunque también, llegado el momento, se hacen cargo de caballos abandonados.

ADEBO trabaja en tres frentes. Uno es el de la recuperación de la raza cordobesa, que tiene, asegura, «los mejores sementales»; igualmente se dedica a la cría de borricos y a los abandonos, y finalmente realiza actividades de exaltación al burro, recibe visitas de escolares y promociona al animal entre artistas e intelectuales.

«Padrinos» de burros de ADEBO han sido y son escritores como Camilo José Cela, Rafael Alberti, y los periodistas Félix Madero, Carlos Herrera Jesús Quintero o Raúl del Pozo. «Muchos nos dan dinero y también prestigio», apostilló Rovira.