Hallan los cadáveres de un hombre y una mujer en Cádiz, con disparos de escopeta de caza

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

ABC

CÁDIZ. Primero se creyó que se trataba de un atropello y que sólo había una víctima. Pero, de inmediato, se averiguó que tras el supuesto accidente -una persona anónima alertó al 061 sobre las tres de la tarde de que había una mujer malherida- se escondía un suceso mucho más grave que ha consternado a la localidad gaditana de Alcalá de los Gazules.

En la carretera que une esta población con Ubrique, a menos de dos kilómetros de la primera, el médico del 061 que se trasladó al lugar halló el cadáver de una mujer, vecina del pueblo. El cuerpo presentaba varios disparos de escopeta de caza «de grueso calibre», según la inspección ocular, que le causaron la muerte. La Guardia Civil la identificó como C.C.C., de 43 años. A unos 150 metros, y de forma casual, se descubrió otro cadáver, éste de un varón, M.S.R., de 39 años, y también vecino de Alcalá de los Gazules. Igual que la primera víctima presentaba un disparo realizado con una escopeta de postas, según explicó a Efe el alcalde de la población, Arsenio Cordero. Al parecer, el arma fue encontrada junto al cuerpo, informa Efe.

Cordero señaló que no existía relación entre las víctimas, pero según algunas fuentes son parientes. En concreto, la mujer, madre de dos hijos, estaría casada con un primo hermano de la segunda víctima, por lo que los agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, encargados de la investigación, comenzaron a interrogar, de inmediato, al entorno familiar de ambos.

La juez de guardia de Chiclana de la Frontera procedía poco después de las ocho de la tarde al levantamiento de los cadáveres para su traslado al depósito forense donde les será practicada la autopsia. Además, ha decretado el secreto de las actuaciones. Según fuentes del caso, no se descarta que M. S. R. hubiera disparado contra la mujer y luego se hubiera quitado la vida, aunque el alcalde pidió prudencia porque todo son «meras conjeturas».

La consternación se adueñó ayer de Alcalá tras conocerse lo ocurrido. «Es una tragedia», señalaba el alcalde. El Ayuntamiento ha decretado tres días de luto y hará ondear las banderas a media asta por la muerte de ambos.