Hallan el cadáver de un bebé de pocas horas en un basurero de Crevillente

El caso es investigado por la Guardia Civil de Santa Pola, que trata de reconstruir el itinerario que llevó al pequeño cuerpo hasta la planta de residuos

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

DAVID MARTÍNEZ

ALICANTE. El cadáver de un recién nacido fue hallado ayer entre los restos que se reciclan en la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos de la localidad alicantina de Crevillente, gestionada por la empresa Abornasa. Uno de los operarios de dicha planta descubrió un pequeño pie cuando separaba manualmente papel y cartón del resto de residuos, y avisó a sus compañeros para que detuvieran la cinta mecánica que mueve los desperdicios.

Fuentes cercanas a la investigación indicaron a ABC que el cuartel de la Guardia Civil de la localidad recibió la llamada de los operarios poco antes de las 8 de la mañana, tras lo cual la investigación fue asumida por la Policía Judicial del Instituto Armado en Santa Pola. Los agentes se personaron en la citada planta, para inspeccionar el lugar del hallazgo, realizar diversas fotografías y obtener el registro de los últimos camiones que habían llegado a la planta.

Los agentes también entrevistaron al responsable del siniestro hallazgo, pese a que se hallaba «muy afectado» por lo ocurrido y recabó posteriormente de la empresa un listado de los camiones recolectores de basura que habían llegado a la planta en las últimas horas.

Posible origen norteafreicano

Al parecer, los rasgos del bebé indican que podría ser de origen magrebí, y debía contar con pocas horas de vida, dado que aún mantenía el cordón umbilical. A las diez y media de la mañana, una forense del juzgado de guardia examinó el cadáver y ordenó su levantamiento para que se le practicara la autopsia en un tanatorio.

Fuentes municipales indicaron que la madre del bebé hallado entre la basura podría ser de origen norteafricano, dados los rasgos del pequeño cadáver, y presumiblemente lo habría abandonado nada más dar a luz.

La hipótesis más lógica, que es investigada por los agentes de la Policía Judicial encargados del caso, es que la madre depositara el cuerpo de su hijo recién nacido en un contenedor de alguno de los municipios cuyos residuos se tratan en la citada planta, y entre los que además de Crevillente se encuentran San Fulgencio, Benejúzar, San Miguel de Salinas o Guardamar del Segura.

La Guardia Civil trata ahora de reconstruir el camino seguido por el cadáver hasta el basurero, para continuar con las pesquisas que permitan localizar a la madre.