La Guardia Civil facilita a Francia la captura de Gabiola, enlace entre los pistoleros y la dirección de ETA

La Policía francesa, con información de la Guardia Civil, detuvo ayer en una casa de vacaciones de la localidad de Arudy al ex pistolero del «comando Madrid» Antonio Gabiola Goyogana «Tonoa», que podría ser enlace entre el «aparato militar» y el «político» de ETA. «Tonoa», reclamado por el secuestro de Emiliano Revilla y el asesinato de Ricardo Tejero, portaba documentación de identidad falsa.

MADRID. D. Martínez / J. Pagola
Actualizado:

A las seis de la mañana agentes de la División Antiterrorista de la Policía Judicial irumpieron en la vivienda, situada en la localidad de Arudy, a unos 30 kilómetros de Pau, próxima a los Pirineos, y detuvieron a Gabiola Goyogana y a su mujer, María Victoria Fernández Zabala, al tiempo que se hacían cargo de su hijo de 5 años de edad. Se trata de una típica casa de turismo rural que, al igual que otras muchas de la zona, se suelen alquilar para cortos espacios de tiempo. El etarra y su mujer lo habían hecho para veinte días. Se da la circunstancia de que se encuentra ubicada cerca de la estación invernal de Guret, donde el pasado verano ETA robó cincuenta kilogramos de dinamita aprovechando que el recinto carecía de vigilancia.

El etarra Antonio Gabiola, que no iba armado, no opuso resistencia. En su poder, la Policía encontró documentación de identidad y permiso de conducir falsos, a nombre de un ciudadano español, así como 30.000 francos, unas 750.000 pesetas.

LA PRIMERA PISTA, EN LA FRONTERA

Según el Ministerio del Interior, la captura de este antiguo pistolero del «comando Madrid» ha sido gracias a los controles policiales que se desplegaron el pasado verano en la frontera franco española, en plena ofensiva terrorista, para dificultar el paso de los «comandos» y también de los «coches bomba» que la banda confecciona en suelo francés para hacerlos estallar en nuestro país.

Uno de estos servicios detectó el pasado 20 de enero un turismo Opel Kadet, matrícula de Bilbao, propiedad de la mujer del etarra, que se dirigía a Francia. El hecho de que el vehículo eligiera un paso «poco habitual» unido a otra serie de circunstancias encendió la luz de alarma entre los agentes de la Guardia Civil que establecieron un dispositivo a la espera de que regresara a España y, a partir de ese momento, montar el correspondiente seguimiento. Pero al no volver se multiplicaron las sospechas por lo que la Benemérita puso el hecho en conocimiento de los Renseignements Généraux (Servicios Secretos). Las investigaciones conjuntas permitieron localizar el vehículo en la localidad de Bilheres. A partir de ahí las pistas avanzaron hasta dar con la casa rural que había alquilado el matrimonio para pasar juntos veinte días, desde el 20 de enero hasta el 10 de febrero, ya que la mujer del etarra reside habitualmente en la localidad vizcaína de Lequeitio, de donde es natural.

Una vez que los investigadores comprobaron que la identidad del individuo con el que se había reunido la sospechosa era su marido, ésto es, el etarra Antonio Gabiola Goyogana «Tonua», los Servicios Secretos pasaron el caso a la División Nacional Antiterrorista de la Policía Judicial. Tras días de vigilancia en torno a la casa y al comprobar que Gabiola no mantenía citas con otros etarras, los agentes decidieron ayer la captura del matrimonio y su traslado a la comisaría de Pau donde ayer eran interrogados.

Gabiola ya fue detenido 17 de julio de 1991 en la estación de esquí de Luz Saint Sauver. La Audiencia Nacional había dictado orden de busca y captura por secuestrar y herir con disparos en las piernas al presidente del Colegio de Farmacéuticos de Vizcaya José María Lecea, en 1982. Esto permitía que el etarra ingresara en prisión a la espera de que los tribunales galos recibieran de España la solicitud de extradición. No obstante, por un error, la Audiencia Nacional respondió a las autoridades francesas que no existía ninguna acusación judicial contra el terrorista.

A la vista de que la Policía española tenía confirmado que, además de ese secuestro, a Gabiola se le imputaba su pertenencia al «comando Madrid», el Ministerio del Interior intentó que permaneciera en la cárcel hasta aclarar la situación. Sin embargo, las autoridades galas le pusieron en libertad, ya que, al igual que ahora, en el momento de su arresto no llevaba armas, y le asignaron residencia en el centro del país. El etarraaprovechó la circunstancia para huir.

REINCORPORACIÓN A LA BANDA

La Policía perdió sus pistas hasta que el pasado verano, tal y como informó ABC, detectó que se había reincorporado a la dirección de la banda al igual que otros veteranos etarras. Expertos antiterroristas creen que en la actualidad era enlace entre el «aparato militar», que dirige Javier García Gaztelu «Txapote», y el «aparato político», que controla Miguel Albizu «Mikel Antza».

«Tonua» ingresó en ETA pm en 1980 y formó parte de un «comando» al que se le atribuye el secuestro de José María Lecea. Este mismo grupo intentó el secuestro del ex concejal de Tolosa Luis Astiazarán Iraola, que hizo frente a tiros a sus agresores y logró ponerles en fuga, el 7 de julio de 1982.

Cuando ETApm se escindió, Gabiola se alineó con la VIII Asamblea, partidaria de seguir con la actividad terrorista. De ahí, al igual que otros como el actual portavoz de EH, Arnaldo Otegi, se integró en el sector «miliki» que en 1983 pasó a formar parte de ETA. En octubre de ese año fue detenido por primera vez por la Policía francesa acusado de entrada irregular en el país, aunque poco después quedó en libertad.

En 1985 formó parte del «comando Madrid» y participó, junto con José Luis Urrusolo Sistiaga e Ignacio Aracama en el asesinato del director general del Banco Central, Ricardo Tejero. En 1988 intervino en el secuestro del empresario Emiliano Revilla, puesto en libertad tras el pago de un elevado rescate. Además, está procesado en el sumario abierto tras el descubrimiento del «zulo» de la empresa Sokoa, de Hendaya. Ha sido condenado en dos ocasiones en rebeldía por los tribunales franceses a penas que suman diez años de cárcel.