La doble valla de Ceuta
La doble valla de Ceuta - ABC

La Guardia Civil empezará «pruebas de sustitución» en tramos de la valla de Ceuta por «otro sistema»

El director general, Félix Azón, dice que acabar con la inmigración es imposible, pero que se debe regular

MadridActualizado:

El director general de la Guardia Civil, Félix Azón, ha anunciado este miércoles que van a empezar a acometerse «pruebas de sustitución de tramos» de la valla de Ceuta «por otro sistema» que, de acuerdo con lo comprometido por el Ministerio del Interior, cumplirá en todo caso el requisito de mantener la seguridad a ambos lados de la frontera y «en la medida de lo posible, ser menos lesiva para los que intenten entrar». En principio, esas pruebas comenzarán de inmediato.

El compromiso de retirar las concertinas que coronan la alambrada en las ciudades de Ceuta y Melilla fue expuesto por el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, a los pocos días de su toma de posesión al frente del departamento, un anuncio que estuvo acompañado del reproche de quienes vieron en ese mensaje el riesgo de un «efecto llamada» para la inmigración, pero también del toque de atención de Marruecos, que recordó a España que la valla también afecta a su territorio y que no consentiría ninguna merma en las actuales condiciones de seguridad.

Desde junio, Interior continúa asegurando que están en marcha los estudios para definir ese nuevo modelo de vallado perimetral, que según fuentes consultadas por ABC, están ya «muy avanzados», aunque no ha trascendido ningún detalle de forma oficial. Únicamente, fuentes próximas al departamento aseguraron meses atrás a este diario que se trabajaba en una estructura rematada en su parte superior por una superficie curvada hacia Marruecos que haría prácticamente imposible trepar por ella y, por tanto, saltar al otro lado.

Azón, que esta mañana ha protagonizado un desayuno informativo organizado por el Club Diálogos para la Democracia, ha insistido en que «podemos y debemos ordenar la inmigración», si bien ha asegurado que bajo su punto de vista «la finalización de los movimientos migratorios es imposible». «Si alguien piensa que es fácil acabar con esto no entiende dónde estamos», ha subrayado, para recordar que España es la frontera sur de Europa y en esa «gran responsabilidad en la lucha contra la inmigración irregular», la Guardia Civil es un referente internacional y ha contribuido junto con otros cuerpos y organizaciones a salvar cerca de 60.000 vidas de inmigrantes en el pasado año.