La Guardia Civil denuncia la falta de agentes y medios para evitar los saltos a la valla de Ceuta

El silencio. Es el indescriptible sonido que escucha la Guardia Civil justo antes de cada salto....

Actualizado:

El silencio. Es el indescriptible sonido que escucha la Guardia Civil justo antes de cada salto. Nos lo cuenta él, un Guardia Civil que se enfrenta diariamente a una situación cada vez más peligrosa. No quieren usar la fuerza pero aseguran que necesitan material antidisturbios para controlar unas avalanchas cada vez más violentas. Sus trajes sólo les protegen de los golpes pero no están preparados para hacer frente a cal viva, ácido o lanzas. Así quedaba este Guardia Civil en el último salto. Saben en qué momento intentarlo. Estudian los horarios y las zonas más vulnerables de la valla. Quieren soluciones para evitar lo que temen: que un día se pierdan vidas.