Captura de un vídeo de propaganda de Daesh - BC

La Guardia Civil aportó las claves para el mayor golpe asestado al aparato de difusión de Daesh

Ocho países, coordinados por Europol, han desmantelado buena parte de las estructuras de propaganda yihadista y detectado a miles de individuos radicalizados en 133 países que ahora van a ser investigados

MadridActualizado:

El 5 de julio de 2017 la Guardia Civil informaba de la detención en Collado Mediano (Madrid) de un marroquí de 31 años, A. H., relacionado con las «estructuras propagandísticas del grupo terrorista Daesh en España». La operación Tahmil, en la que colaboró Europol, tenía importancia porque, según se explicaba entonces, se dirigía contra la difusión y la alimentación de las «apps» (aplicaciones para teléfonos móviles) que había puesto en marcha el Daesh para el adoctrinamiento e incitación a la comisión de atentados terroristas.

A. H. no era un experto informático, pero sí se manejaba con facilidad por la web profunda, desde donde extraía el material de Daesh para luego distribuirlo por otras plataformas. Se daba la circunstancia, además, de que el origen de las imágenes era el mismo que el de las que les habían sido ya intervenidas a otros arrestados.

En este sentido jugaba un papel clave la agencia de noticias Al Amaq, cuyas aplicaciones móviles e infraestructura web fueron atacadas en 2016 por Europol. Daesh respondió desarrollando una infraestructura más compleja y segura. La Guardia Civil respondió con la citada operación Tahmil en la que se neutralizaron servidores que permitieron identificar individuos radicalizados en más de 100 países

Desde entonces nada se había vuelto a conocer de esa operación, hasta que ayer se conoció que las investigaciones del Servicio de Información del Insituto Armado habían aportado datos claves que han permitido asestar un duro golpe al aparato de difusión de Daesh tras una investigación de ocho países –Bulgaria, Canadá, Estados Unidos, Francia, Países Bajos y Rumanía– coordinada por Europol. Además, se ha identificado a miles de usuarios en 133 países, que serán investigados.

Para conseguir ahora estos resultados fue muy importante la colaboración de las autoridades policiales y judiciales de Panamá, que facilitaron la cumplientación de una Comisión Rogatoria Internacional, juntos con agentes de Información de la Guardia Civil desplazados a ese país. «No hay de momento detenidos, pero es una de las investigaciones más importantes de los últimos años», aseguran las fuentes de la lucha contra el terrorismo consultadas por ABC.

«Para Daesh –explican las mismas fuentes– el aparato de difusión es clave no ya solo como instrumento de propaganda, sino también como herramienta para incitar a la comisión de atentados, como se comprobó en los casos de Manhattan o Berlín, en los que no hubo una orden directa de ejecución lanzada por algún jefe terrorista desde Siria».

Atentado de Barcelona

Las mismas fuentes explican que es posible que también sea ese el caso de los atentados de Barcelona, «ya que no se ha encontrado a un agente externo a la célula que hubiera dado la orden de perpetrar la matanza, al contrario de los sucedido en París o Bruselas».

En las circunstancias actuales, en las que Estado Islámico pierde territorio, yihadistas y capacidad económica de forma continuada, el aparato de difusión cobra aún más importancia, pues en este momento la estrategia de Daesh en occidente pasa por la comisión de atentados perpetrados por células autónomas inducidas a través de diferentes plataformas.

«Para calibrar la importancia de este aparato de difusión basta decir que ha sido capaz de movilizar a 30.000 individuos que se han ido a combatir a Siria, entre ellos chicas jóvenes occidentales sin ninguna relación con el yihadismo que han acabado en ese país empuñando las armas o casadas con muyahidines con la única misión de tener descendencia que nutra las filas de Estado Islámico», destacan las fuentes.

En esta operación se ha conseguido alcanzar el núcleo duro del aparato de difusión de Daesh, que durante algún tiempo tendrá dificultades para mantener su eficacia. «Somos conscientes de que en unas semanas habrán reparado los daños, pero la información obtenida es de gran calidad y dará lugar a muchos más resultado», dicen las fuentes.

Se han desmantelado además servidores en Holanda, Canadá y EE.UU. e inutilizado medios de comunicación usados por Estado Islámico, como la agencia Al Amaq, la radio Al Bayan y las webs de noticias Halumu y Nashir. La agencia tenía su software propio y era la principal fuente de información de las actividades de Daesh en todo el mundo.

Opacidad de las IP y servidores

La operación ha sido de una enorme complejidad técnica y ha requerido la intervención no sólo de expertos en la lucha contra el terrorismo sino también en Informática. La red utilizada por el aparato de difusión de Daesh tenía una importante capacidad de ocultación para conseguir la opacidad de las IP de los ordenadores y de los servidores.

«Con esta nueva operación hemos hecho un gran agujero en la capacidad de Estado islámico para difundir propaganda en línea y radicalizar a los jóvenes en Europa», aseguró ayer el director ejecutivo de Europol, Rob Wainwright. Europol espera ahora que se puedan identificar a los que gestionan la difusión de la propaganda de Daesh.