El Gobierno redujo casi un 20 por ciento las ayudas a planes de menores infractores

El Gobierno redujo casi un 20 por ciento las ayudas a planes de menores infractores

Las Comunidades han dejado de percibir 570.870 euros destinados a «programas de aplicación eficaz de las medidas»

DOMINGO PÉREZ | MADRID
Actualizado:

Llama la atención que el Gobierno, acuciado por la falta de disponibilidad económica, recortara el pasado mes de marzo en 570.870 euros —casi un 20% menos— las ayudas previstas para los «programas de ejecución de medidas para menores infractores». Una decisión que tal vez sirva para entender algo mejor la controvertida postura de «brazos cruzados» mantenida por el PSOE en relación con la posibilidad de reformar la Ley del Menor.

Cabe recordar al respecto que los socialistas, escondidos tras la manida coletilla del «no se debe legislar en caliente», se han situado intencionadamente al margen del debate abierto por el Partido Popular a raíz de las dos violaciones múltiples sufridas por dos niñas de 13 años en Andalucía y protagonizadas por 13 chavales menores de edad.

Como se sabe, el PP presentará en septiembre en el Congreso una propuesta para, entre otras cosas, reducir la edad penal de los menores a los 12 años en casos de multireincidencias o de delitos especialmente graves.

Pretende con ello evitar que, como ocurre ahora, un chico de, por ejemplo, 13 años viole a una niña y, como único castigo, se vaya tan tranquilo a su casa porque por su edad no se le puede imputar delito alguno. O que se repitan circunstancias tan dramáticas como que algunos de los asesinos de Sandra Palo —raptada, violada y quemada viva— ya estén en la calle después de sólo cuatro años de internamiento. O que, como va a ocurrir en Isla Cristina, la niña violada se vea obligada a cambiar de colegio para no encontrarse cada día en el patio con alguno de sus agresores.

Una realidad lo suficientemente cruda como para que como mínimo se abra un debate al que, sin embargo, el PSOE se resiste a sumarse y se limite a hablar de «crisis de valores». Fuentes del PP calificaron de «muy grave y poco clara» la postura del grupo socialista en el Congreso en relación con los menores y, especialmente, con los que delinquen.

Recortes sociales

Al respecto, hay que recordar que en los Presupuestos Generales del Estado se destinaban 3.005.060 euros a «los programas de ejecución de medidas para menores infractores». Sin embargo, luego llegó el recorte: un 20% menos (570.870 euros). Una decisión que indignó y alarmó al Grupo Parlamentario Popular hasta el punto de verse obligado a presentar ante el Pleno del Congreso una proposición no de ley por la que se instaba al Gobierno, el 24 de abril pasado, a «restablecer las partidas sociales que se han visto reducidas como consecuencia del Acuerdo de no disponibilidad de créditos por un importe de 1.500 millones de euros». Los damnificados por esos recortes sociales eran numerosos. Además de los casi seiscientos mil euros retirados a los menores infractores, el Gobierno le birlaba dos millones al Plan de desarrollo Gitano y más de tres millones al Plan de Discapacidad por citar sólo a los más perjudicados.

La proposición fue votada a favor por todos los grupos, excepto por el PSOE. Fue una de las 11 votaciones que los socialistas han perdido este año en el Congreso. Es decir que el mandato de las Cortes al Gobierno fue claro: que los programas sociales se incrementen hasta alcanzar las cuantías inicialmente previstas en los presupuestos generales.

Un compromiso, que según comentaron desde el PP, tienen «muy pocas esperanzas» de que el Ejecutivo vaya a cumplir. «Lamentablemente —explicaron—la lista de incumplimientos es demasiado larga como para que pensemos que en este punto, y más tratándose de menores, vayan a hacer caso a lo votado en el Pleno».

En este sentido, recordaron que, por ejemplo, en julio de 2008, el PP planteó otra Proposición no de Ley, que ganó con el apoyo unánime de la Cámara, por el que «se instaba al Gobierno a incrementar las penas respecto a los pederastas, así como la creación de un registro de pederastas. Ninguna de las dos cuestiones se ha puesto aún en marcha, ni se tienen noticias de que vaya a ocurrir algún día».